Local

Una experiencia personal

El tu puedes me forzó a llevarlo a cabo obteniendo buenos resultados

Mario Lara Franco

domingo, 26 diciembre 2021 | 09:25

Buenos días estimados lectores, señores padres de familia. Señores, primeramente les voy a recordar que mis opiniones están hechas en base a lo que oigo, lo que veo y a lo vivido, por lo tanto permítanme comunicarles de una experiencia que viví en días anteriores en el Hospital Integral en el cual me sometí a una cirugía de la cual gracias a Dios todo salió bien. A donde voy a llegar es que todo lo negativo respecto al servicio siempre sale a flote y lo bueno casi no es comentado. Por tal motivo, me veo en la necesidad de dar a saber lo que viví en dicho hospital, empezando por agradecer al doctor Meneses que fue el cirujano que me atendió y apoyado por un gran equipo y con gran experiencia. Por cierto, durante la operación me fue alegrado el momento con una melodías de mis tiempos, las cuales eran canciones de los Ángeles Negros. El caso fue que me concentré en las canciones al grado que la cirugía pasó a segundo término, lo que me sacó de ese trance fue “listo don Mario, ya terminamos”. Fue un tiempo muy corto para el que yo llevaba en mente que no lo podía creer. Ese fue el primer punto de esa cirugía. De ahí me trasladaron a una sala en la cual había varios pacientes. Aproximadamente eran unos diez, más o menos. Ya instalado fui recibido por unas enfermeras las cuales se pusieron a mis órdenes para atenderme en lo que fuera necesario en relación a mi estado de salud. Total que fui intervenido el martes próximo pasado a las 16:00 horas y salí al día siguiente a las 16:00 horas. En ese lapso fueron algunos turnos y diferentes enfermeras muy jóvenes y muy agradables y por qué no decirlo, muy bonitas ¿por qué lo digo?, por su sencillez, su buen carácter, por su buen trato que le brindaron a los pacientes, dándoles una enorme confianza al grado de utilizar uno que otro chascarrillo que a los presentes nos caían en gracia y obligaban a participar con ellos. Para esto había un paciente que era el alma de la fiesta por decirlo así, ya tenía ganada la confianza con todas que en un momento lo atendieron en diferentes turnos. Como fue un paciente que aparte de ser buena onda con las enfermeras, transmitía un ánimo a todos los que estábamos ahí, el tu puedes, el todo va a salir bien, a cada momento en que se ponía a caminar daba esos ánimos a cada paciente según fuera su caso. Como consecuencia, al verlo caminar no me quise quedar atrás y de inmediato me puse a intentarlo. El tu puedes me forzó a llevarlo a cabo obteniendo buenos resultados. Ángel Piñón, fue un paciente con un gran sentido del buen humor que fue aceptado por todas las enfermeras que lo atendieron y a los pacientes los ofreció un ambiente positivo, lleno de fortaleza y confianza en que saldrán adelante. En resumidas cuentas, a donde quiero llegar es que hay que hacer conciencia de que es imposible presentar un servicio al cien por ciento cuando hay ciertas carencias de personas y sobre todo en no contar con el equipo que se requiere, por lo tanto no me queda más que agradecerles a todos los que participaron en esta cirugía que gracias a Dios salió bien, como también agradecer al doctor Meneses. Doctor, como dijo “es pan comido”. Por otra parte, toquemos nuevamente el tema de vialidad, el cual es muy necesario debido al ambiente que prevalece en nuestra comunidad. La falta de precaución hace que diariamente suceda este tipo de accidentes y que debido al demasiado flujo de automóviles por el ambiente navideño, la gente anda muy acelerada, conduciendo a gran velocidad sin respetar la ley de tránsito, ¿cómo podremos disminuir el índice de choques?, pues bajándole a la velocidad, dejar el celular al ir conduciendo, que este aparatito no te distraiga en ningún momento, guarda tu distancia para así evitar un choque de alcance y por último tengan mucho cuidado con las bebidas embriagantes, no se excedan no se dejen dominar por ellas y disfruta con toda tu familia estas fiestas navideñas en sana paz y ten presente que tus hijos te necesitan ¿se entendió?, yo creo que sí. Por último dejen pasarles un tip. Al parecer es bueno ya que la persona que me lo dio a conocer es confiable en un cien por ciento ya que a ella le sucedió. Resulta que hizo una reservación en un restaurante y cuando estuvo presente le negaron el servicio por no tener la vacuna, total, que se canceló la reservación, no le dio importancia y se retiró, total que le llaman y le dicen que si puede presentar lo que a continuación les señalaré: un PCR negativo, certificado de vacunación, certificado de que la persona ya tuvo Covid-19, prueba de antígenos, total, que por todas partes y en diferentes situaciones te obligan a vacunarte, pisoteando los derechos humanos y caiga quien caiga, no hay problema, más o menos así está la situación, aún hay mucho que decir, pero que no se puede decir ¿se entendió o se los dejo de tarea? Por lo pronto estimados lectores, señores padres de familia, pásenla bien.