Local

Somos un desastre

Poco a poco estamos eliminando la buena educación y el respeto hacia nuestros semejantes

Mario Lara Franco

domingo, 03 octubre 2021 | 08:20

Buenos días estimados lectores, señores padres de familia. Señores, con la novedad de que sigue encajando el calificativo que les he estado mencionando con mucha frecuencia en mis colaboraciones, y se trata de que como seres humanos somos un desastre. Lo señalado está enfocado en el tipo de lenguaje que se está utilizando, tanto en adultos, en los jóvenes y hasta en los niños. Lo cierto es que todos colaboramos para que nuestro lenguaje sea adornado con palabras altisonantes y uno de varios colaboradores son los medios de comunicación, la televisión con sus novelas, los comediantes que en sus chistes mencionan esas floridas palabras y que al mencionarlas a los que los escuchan les provocan una enorme gracia, la publicidad al mencionar sus artículos, algunos los señalan con una palabrita para impresionar más, los personajes animados unos programas que son para entretenimiento de los niños, pues con pura violencia lo que en ellos se ve y como consecuencia esas palabras en esos violentos programas para los niños serán reflejados en el futuro cuando se conviertan en unos jóvenes. A grandes rasgos, nuestro vocabulario está mezclado con palabras altisonantes, en toda plática entre hombres y mujeres son mencionadas, en ocasiones son dichas con un tono agresivo e insultante y en otras son mencionadas sin ninguna intención ofensiva formando parte de una conversación, ya sea en el exterior o en el interior del hogar y sin importar la presencia de los niños. . Al parecer, no nos damos cuenta que le estamos atizando leña al fuego con esa manera de expresión, tanto así que el delito de agresión verbal debería de desaparecer debido a que estas palabras son utilizadas normalmente, ahora imagínense una discusión en una pareja, sería con muchos dimes y diretes, sin temor alguno de ser detenido por agresión verbal, total, que nuestra manera de vivir, con el debido respeto, es un desastre ¿tengo o no tengo razón?, ya ven que como digo una cosa, digo otra, pero lo mencionado está apegado a la realidad, lo que hago es resaltar la forma de vida que estamos llevando y aparte, ustedes lo saben porque lo ven y lo escuchan, así es de que en lo mencionado no hay delito que perseguir y hay que tomarlo con mucha madurez, no somos perfectos, por lo tanto, todos tenemos errores y hay que aceptarlos ¿están de acuerdo?, sí, ya lo sabía.En otro tema, hablemos de los puestecitos ubicados en la zona centro, unos ubicados a mediación de la cuadra y otros en las esquinas. Estos últimos si restan visibilidad a los automovilistas, los cuales tienen que irse avanzando poco a poco para ver si no viene mueble y poder cruzar, pero aquí viene la otra cara de la moneda que favorece a estos puestecitos, que no son muchos. Por otro lado, hay que ser consciente que de ese puestecito se obtienen los recursos para sufragar los gastos del hogar, que ahorita como están las cosas, hay que buscarle por todos lados, siempre y cuando sea un trabajo honesto, este pequeñito detallito que hay que tomarlo en cuenta y hacer conciencia de la necesidad que tienen estas personas y el derecho de buscar el modo de luchar para obtener los dineros para la manutención de la familia ¿ustedes que opinan? Por otro lado, otro detallito similar y se trata de los diferentes artículos que los comerciantes del centro exhiben en la banqueta, bloqueando la circulación peatonal. Pues hay cierta razón para protestar, pero de que sea una coa exagerada, pues no, si se puede circular cómodamente, ahora las personas que circulan por la banqueta, es porque van a comprar algo de alguna tienda y van circulando despacio, observando lo que hay en los exhibidores, y los que se bajan de la banqueta es porque llevan prisa y no quieren demorarse. Dándole otro enfoque ¿qué aspecto darían unas banquetas desoladas, sin ningún atractivo, sin que llame la atención?, los turistas que podrían decir que es un pueblo sin atractivo alguno, de por sí, ya en la tarde parece la cueva del lobo, un pueblo fantasma, un centro sin vida, y eso da mucho que decir, por eso en vez de exagerar las cosas, hay que apoyarse los unos a los otros para darle un mejor aspecto a nuestro querido Nuevo Casas Grandes, aún con sus baches, sus zanjas y sus terregales, de los cuales ya estamos acostumbrados, así es de que señores, apoyemos a que nuestra gente trabaje en lo que sea para obtener algunos centavitos para comprar las tortillas, limpiando los parabrisas, vendiendo burritos, fruta, lo que sea, pero que sea un trabajo honesto, ahora señores, ¿cuál es su opinión?, se los dejo de tarea. Por lo pronto estimados lectores, señores padres de familia, pásenla bien.