Local

Se compromete Diócesis a reforzar medidas de salud

.

José Miranda Madrid/El Diario

martes, 13 octubre 2020 | 15:08

Nuevo Casas Grandes.- Ante el estado de contingencia en foco naranja, la Diócesis de Nuevo Casas Grandes, se comprometió a reforzar las medidas de prevención asumidas en la reapertura de templos y reuniones de grupos y movimientos.

Además, el III Obispo de Nuevo Casas Grandes, Monseñor Jesús José Herrera Quiñónez, exhortó a todos los sacerdotes, religiosas, colegios católicos, movimientos, asociaciones, grupos y fieles, a cuidar su salud.

En el comunicado, el prelado, recordó la oficialización por parte de la Secretaría del Gobierno Federal, de que debido al incremento de contagios presentado en varios municipios de la entidad, la región Juárez, ha vuelto a ser considerada con riesgo alto de contagio en la contingencia de salud que se atraviesa por el Covid-19.

En este tenor, cabe mencionar, que los seis municipios que integran esta zona noroeste de la entidad, Ascensión, Janos, Casas Grandes, Nuevo Casas Grandes, Galeana y Buenaventura, fueron incluidos como parte de la región Juárez.

En base a ello, Herrera Quiñonez, apuntó que “este hecho nos manifiesta que no se ha hecho lo suficiente para prevenir el mal del contagio”, y agregó que como iglesia diocesana, “asumimos nuestra misión de ser fermento del Reino de Dios, participando de la responsabilidad social que todos debemos mostrar ante este fenómeno que nos confronta”.

Ante esto, pidió que todos, sacerdotes y fieles, asuman con seriedad el momento que se vive actualmente, tomando como medida principal de prevención, la reducción del aforo de los templos a un 15 por ciento de su capacidad, de acuerdo a lo decretado por el Gobierno del Estado para los municipios que permanecerán en foco naranja de la contingencia.

“Junto con esto, es nuestro compromiso cuidarnos unos a otros, manteniendo y aún más, reforzando las medidas de prevención que hemos asumido con la reapertura de nuestros templos, también en nuestras reuniones de grupos y movimientos”, enfatizó.

Herrera Quiñonez, manifestó que si bien se ha marcado un plazo de dos semanas, del 12 al 25 de octubre, se estará atentos a cualquier disposición oficial por parte de las autoridades.

“Sigamos encomendando en la oración a todos los que se han visto afectados de cualquier modo por esta situación de pandemia, por los que han perdido la vida y sus familias. Cuidemos nuestra salud y la de nuestros fieles”, acotó finalmente el III Obispo de Nuevo Casas Grandes, Jesús José Herrera Quiñonez.

gallito@ncg.diario.com.mx