Local

‘Quieren desaparecer la producción y economía’

Anuncian productores marcha en protesta contra ley que borraría no sólo las tradicionales peleas de gallos y jaripeos, sino hasta los sistemas en cómo se cría a los animales de consumo

Víctor Hugo Valdovinos/El Diario

martes, 09 noviembre 2021 | 12:53

Víctor Hugo Valdovinos/ El Diario

Nuevo Casas Grandes.- Alertados por lo que consideran la peor crisis alimentaria, que sumiría al país en la ruina, productores, asociaciones y hasta presidentes municipales y legisladores de la región se sumarán a la protesta a nivel nacional contra la iniciativa de la Ley General de Bienestar Animal en el Congreso de la Unión, que busca “humanizar a los animales” y modificar de manera radical la producción y explotación del ganado vacuno, porcino y de aves.

“No sólo se acabarían las peleas de gallos, las carreras de caballos y los rodeos o jaripeos, sino que estarían prohibidos todos los métodos industriales para la producción de carne, leche, huevo y cualquier proceso actual que requiere de animales”, sentenció uno de los productores que lidera el movimiento, Francisco Javier Armando Prieto Martínez.

El productor se hizo acompañar del Delegado Estatal de las Asociaciones de Galleros, Sergio Alexi Rico Villela y del Delegado de Nuevo Casas Grandes, Antonio Ávila Meléndez, quienes ayer se presentaron ante la Presidenta Municipal de Nuevo Casas Grandes, Cynthia Marina Ceballos Delgado, para solicitarle su permiso a la marcha que arrancará del Camelot hasta Macro Plaza Bicentenario, y a la vez extendiéndole la invitación.

En ese sentido, el productor que pertenece a una de las más de 20 asociaciones que se integrarán a la marcha del 11.11.10 (Jueves 11 a las 10:00 de la mañana) dijo que “Estamos hablado de una crisis sin precedente en el mercado alimentario donde por ejemplo, un solo huevo de gallina costaría 10 pesos al inicio de este problema, y después sería demasiado difícil conseguir éste y otros alimentos porque muchos productores terminarían renunciando ante lo incosteable de la producción”.

Prieto Martínez señaló que aunque esa iniciativa promulgada por senadores en la Cámara Alta, busca evitar las peleas de gallos, el uso de animales para lazarlos, montarlos, encerrarlos en un corral o jaula, atarlos o usar cualquier otro método como las descargas eléctricas para controlarlos o arrearlos, en realidad se extiende a toda la industria que usa procesos a gran escala para la explotación de animales que dan leche, huevo y carne.

“Ni siquiera está bien que prohiban las peleas o carreras de caballos, porque lo que no saben estas personas ahí en el Senado es que un sólo gallero por ejemplo, puede gastar alrededor de 30 mil pesos semanales entre nómina de cuidadores, alimento para sus animales, mantenimiento de instalaciones y permisos que se pagan tanto municipales como estatales y federales. Ahora, estamos hablando de 300 mil galleros en el país, ¿tienen idea del significado de esa industria para la economía de sus comunidades?”,

Señaló que más allá del beneficio económico que significa para las familias relacionadas al mundo de las peleas de gallos y los negocios alternos que se benefician con estas actividades, está el aspecto cultural y la tradición que está implícitamente ligada a la identidad de esa misma comunidad, ya ni qué decir que también existe toda una economía y sociedad alrededor de las carreras de caballos, de los rodeos, de los jaripeos, de la caza y la pesca deportiva entre otras prácticas.

“Ya lo hicieron con los circos, prohibieron el uso de animales en cualquier espectáculo de estos y ¿Qué sucedió?, pues los condenaron a muerte porque todos esos animales murieron de hambre o de tristeza”, reclamó el productor y también gallero.

Aclaró que aunque le cueste a las personas que no conocen de estas actividades, deben reconocer la contribución de los galleros, criadores de caballos y demás productores a la economía, cultura y tradición de lo que es México como país y nación, porque una ley no va a mejorar las condiciones en que están los animales, si éstos dejan de ser citados, alimentados y criados para el fin que son: diversión, alimentación y hasta servicios.

“Y no estamos en contra del bienestar animal, pero deben entender que cada animal tiene su función y no programamos a los gallos para pelear, la especie en sí tiene en su naturaleza hacerlo y nadie lo va a cambiar, tan simple como que a unos peces beta no los pueden poner junto porque se matan entre ellos, igual ese tipo de gallos no sirven para otro fin y ¿Qué pasaría con los más de 3 millones de aves de combate con esta iniciativa si se aprueba en ley? Pues se van a morir maltratados, sin cuidados, sin alimentos y sacrificados sin razón, como pasó con los animales de circo”, advirtió Francisco Javier Armando Prieto Martínez.

vvaldovinos@ncg.diario.com.mx