Local

¡Que tremendo alboroto!

“Hasta me pude quedar sin gasolina por andar buscando estas condenadas veladoras que como me hicieron pasar un momento muy desagradable”

Mario Lara Franco

lunes, 22 febrero 2021 | 13:46

Mario Lara Franco

Buenos días estimados lectores, señores padres de familia.

Señores, ahora vamos a hablar de algo muy relevante que causó un gran movimiento en nuestra ciudad y los alrededores, pero con un poco de buen sentido del humor.

Como es costumbre en nuestra ciudadanía hacer un tremendo alboroto, por decirlo de alguna forma, como si se fuera a acabar el mundo, y que después de la tempestad viene la calma y surgen los chascarrillos de lo sucedido olvidándose de los apuros que pasaron para enfrentar el problema inesperado, pero que una vez más lo súpers se vieron abarrotados así como los demás comercios, tratando de conseguir lo esencial para enfrentar ese problema que nos iba a incomodar a lo grande.

Detallemos un poquito lo sucedido.

En lo que corresponde a lo de la gasolina, al parecer la única que estaba ofreciendo servicio el lunes pasado, fue la que estaba a un lado de la plaza Chiquita, en la cual pude apreciar a más de 100 autos y unas 60 personas haciendo fila sin importar el estado climatológico que se vivía y se escuchaban diferentes comentarios insultantes para quienes nos gobiernan.

Otros lo tomaban por el lado amable resignándose a seguir aguantando el gigantesco problema y a criticar sanamente lo que ahí se vivía, algunos lo veían como se fuera un día de campo, comentaban que con una sodita y unos burritos sería un buen complemento, pero no podía faltar uno que mencionara que con una chelas y unas papitas se podía pasar todo el día, detalle que otros estaban muy seriecitos sacaron a relucir el cobre apoyando la opinión, total, que esas horas de esperas no se vio un enfado a un coraje exagerado, no, se vivió con calma, de vez en cuando salía a flote ese vocabulario muy florido con palabras fuertes, pero que eran tomadas sin ningún asombro, ya la gente está acostumbrada a escuchar y a utilizar ese vocabulario, tanto los niños, jóvenes y hasta los adultos mayores, hombres y mujeres de diferentes edades utilizan ese florido idioma, pero no hay que espantarse, ya es otra época, otro estilo de vida a la que hay que adaptarse, les recuerdo que soy de los viejitos anticuados, era otro tipo de vida donde existía la educación y el respeto pero y el respeto pero uuuuuh, eso, eso ya es otra historia.

A la vez les recuerdo que mis temas están hechos en lo que oigo, lo que veo, y en lo vivido.

Ahí estuve haciendo fila durante varias horas, viendo, escuchando y viviendo el momento, todo apegado a la realidad.

Señalaré otro detallito, en lo que corresponde a lo del agua, por donde quiera se veían las filas en los lugares donde se podía obtener ese valioso líquido, en las tiendas grandes, en los carritos se podía apreciar la gran cantidad de bultos de botellitas con agua, un tanto exagerado, como para sostenerse varios días, por si acaso, más vale prevenir que lamentar.

Por otro lado, tenemos que para alumbrarnos, las veladoras nos sacarían de apuros, pues resulta que a muy temprana hora se terminaron en las tiendas grandes, como también en varias tienditas, de igual manera las botellitas con agua.

Ya para terminar mi recorrido, en uno de los centros comerciales observé a una joven señora preguntando si había más veladoras, contestando el empleado que solo quedaban esas que estaba acomodando y eran aromáticas, eran veladorcitas muy pequeñas de unas dos y media pulgadas de altura, total que se llevó algunas la joven señora, y dijo “total, que aromatizo toda la casa”, no le quedaba de otra, ya había hecho un buen recorrido y mencionó “hasta me puede quedar sin gasolina por andar buscando estas condenadas veladoras que como me hicieron pasar un momento muy desagradable”, pero con una risa que demostraba su buen sentido del humor hasta que el empleado se contagió y acopló al ambiente.

Por último les diré que este comentario echo a grandes rasgos de lo que ocasionó el apagón en relación a lo señalado que fue, la gasolina, el agua, las veladoras y la causante de todo este molesto desastre fue la luz y a falta de esta ¿qué pudimos presenciar en la noche?, algo asombroso y espectacular, que fue un enorme cielo estrellado y que a varios no les había tocado ver ese bonito panorama que nos hace ver la grandeza de nuestro universo, espero y lo hayan disfrutado y aparte que hay algo más que se pudo observar, lo que se vio ayer y lo que se vio hoy, se los dejo de tarea.

Por lo pronto estimados lectores, padres de familia, pásenla bien.