Local

Pilotos sin título

La velocidad y las bebidas embriagantes son además un par de enemigos muy difíciles de vencer y se requiere de mucha voluntad para poder hacerlo

Mario Lara Franco

domingo, 21 noviembre 2021 | 09:29

Buenos días estimados lectores, señores padres de familia. Señores, permítanme decirles que urge tratar de evitar los accidentes viales que están a la orden del día en diferentes aspectos, lo que nos hace ver que como conductores somos malísimos e imprudentes, que para lo único que somos buenos es para pisar el acelerador hasta el fondo. Por dicha acción, ya nos creemos unos grandes pilotos sin título y que por esa acción lo que se consigue es un probable y trágico accidente por el cual puede costar la vida. La solución si la hay, prevención y voluntad, dos señalamientos claves, todo es cuestión de que los protagonistas que participan en estos hechos pongan en práctica los dos puntos mencionados. La velocidad, las bebidas embriagantes, son además un par de enemigos muy difíciles de vencer y se requiere de mucha voluntad para poder hacerlo, pero el querer es poder, todo es cuestión de empezar y poco a poco se puede lograr. Para los jóvenes será un tanto difícil y más si se trae un carro que ruge, por lo que querrá presumirlo, más o menos así anda el agua. En lo que corresponde a las personas mayores, la velocidad tiende a desaparecer debido a la edad donde sus reflejos y movimientos van en decadencia, pero aún así, hombres y mujeres muy seguido cooperan para la escalerita de accidentes de vialidad y que también son aficionados al celular, sobre todo las mujeres, ocasionándoles una fuerte distracción y cuando menos piensan se pasaron el alto y acaban por estamparse con otro mueble. Omisión de alto, es una violación que día con día se realiza por falta de precaución. Por otro lado, veamos como conducen los de las motos. Estos conductores, al parecer no se dan cuenta que es muy deficiente su protección, que van sentados en un barril de pólvora y que lo único que utilizan, que viene siendo el casco, no es lo suficiente para sentirse protegido y menos conduciendo a exceso de velocidad, lo cual generaría un fuerte impacto con algún mueble que los pone a volar y recibir un golpazo mortal ocasionado por el choque o por la caíd. En cuestión de precaución, eso se los dejo de tarea, pongan a trabajar su imaginación para que encuentren la forma de disminuir estos accidentes, aparte de uno mismo, quien sería el otro protagonista que colaboraría para prevenirlos, búsquenle y de que forma se puede evitar, ahí es donde está el detalle. Siguiendo el mismo caminito de los accidentes, ahora nos dirigiremos a los ciclistas y peatones. Resulta que con mucha frecuencia veo a personas que cruzan las calles sin ninguna precaución en algunas ocasiones, piensan que por ir cruzando, por lo que es un pase peatonal, ya están protegidas y lo hacen con la cabeza agachada. Únicamente al iniciar el cruce se fijan si les van a dar el pase y no se percatan del que viene al lado del que acaba de dar el pase y menos si van con el celular usándolo del lado izquierdo, dándose cuenta, cuando ya tienen el mueble a punto de impactarlas, siguen su camino sin voltear al lado derecho para ver si viene mueble y vea a ver si tiene las intenciones de concederle el pase o tiene que detenerse y dejar que pase el mueble y aunque esté usando el pase peatonal, muchas veces no son respetados, por eso hay que cruzar con mucha precaución y evitarnos un fuerte golpazo que quien sabe como nos dejen ¿están de acuerdo?, yo creo que sí. Ahora, ¿qué diremos de los ciclistas?, pues que también corren un grave riesgo que también conducen a muy buena velocidad, sobre todos los jóvenes que en ocasiones al tratar de cruzar una avenida se ve interrumpida por un mueble y por la velocidad que trae se ve obligado a dar un giro hacia su derecha para evitar un impacto con el automóvil, pero resulta que había gente que iba a cruzar y estaban debajo de la banqueta esperando a que pasara el mueble para cruzar. Afortunadamente ese detalle solo quedó en un susto para el ciclista y los peatones. Por último, a los adultos les recomiendo que se conduzcan con mucha precaución. Hay que echar un ojo para todos lados y muy seguido para atrás, que cuando menos se piensa ya se trae a uno al lado. La última recomendación, no tomes, no conduzcas en estado de ebriedad y menos en la noche y que por no estar en tus cinco sentidos te atropelle y te quedes sin bicicleta y fracturado y que tu familia dependa nomás de ti, así es de que piénsale, nada te ganas con andar de borrachote con tus amigotes, tu familia es primero, pero en fin, tu tienes la última palabra, es tu vida y tu sabes lo que haces, la cual es muy respetada. Oigan, eso de lo de borrachote, fue para darle un toquecito de buen humor. Por lo pronto estimados lectores, señores padres de familia, pásenla bien.