Local

NCG: ¿Sr frustró el sueño?

Primera vez que gobierna una mujer. Primera vez que llega al gobierno la izquierda

Juan Durán Arrieta

domingo, 21 noviembre 2021 | 09:33

Dos meses apenas. Un soplo en el viento. Nada si fuera tiempo contado, sin embargo, mucho por lo que amenaza y por lo que significa. Lo cierto es que no pensé escribir estas líneas tan rápido, como si todo se juntara en un momento, como si se apagara una luz de la que formé parte. Pese a todo, no puedo concebir que todo esté perdido, es necesario persistir. Primera vez que gobierna una mujer. Primera vez que llega al gobierno la izquierda. Parece que no se reconoce lo mucho que funda un comienzo de este tamaño y la traición a sueños e ideales de quienes imaginaron otro modo de hacer y de ser gobierno. Algunos vivimos aún, otros ya se fueron esperando verlo hecho realidad. Es mucho lo que se encuentra detrás del sueño. Quisiera estrujar y decir que todo eso se encuentra amenazado por no entender que al servicio publico se accede para servir, no para servirse. Tantos años de vivales, tantos lustros de quienes medran desde el poder, como para venir a constatar que pende la amenaza de más de lo mismo. Una cierta frustración se crea dentro de mi, dentro de muchos. Ante la pérdida de brújula, ante la escasa vocación por el servicio, queda aferrarse a lo que sea posible rescatar. Porque fallido viene siendo si sigue campeando el esquema de gobernar sin la gente, de gobernar sin el pueblo. Es necesario saber que, pese a la amenaza, uno no puede resignarse. Fue mucho lo que hicimos para que comenzara a florecer una manera distinta de hacer gobierno. Es la ambición desmedida, el pragmatismo sin límites lo que amenaza y lo que frustra. Allá, tan lejos y tan cerca, se encuentran los que soñaron esto, los que alimentaron con sus ideas y sus acciones la posibilidad de un gobierno de la gente, de un gobierno para la gente. Si tan solo fuera posible hacer despertar a los muertos, que vinieran a reclamarnos si hemos hecho lo suficiente como para dejar que el autoritarismo ramplón y la estridencia sin sentido, hagan todos sus desmanes. Es necesario estrujarnos, se requier hacerle justicia a los que visualizaron otras maneras de vivir el gobierno pero que ya no están para reclamarlo. Es necesario ir por toda la deuda largamente acumulada de quienes sudaron, lloraron y se frustraron cientos de veces con elecciones perdidas, otras robadas y que permanecieron valientemente con una presencia muchas veces apenas marginal. Ahora que llegó la posibilidad, resulta que quienes gobiernan desde la parte ejecutiva del municipio no saben qué hacer, como no sea, venir con más de lo mismo y tratar de llevarse lo más que puedan. Desde que comenzó esta aventura, debo decir que planteé la necesidad de comenzar con un presupuesto austero, con un trabajo donde los primeros en dar la muestra de que aquí se viene a servir seríamos nosotros, los miembros del gobierno. Aún no terminaba de decirlo, cuando ya se negaban estas propuestas. Luego, he dicho que hay que cuidar los dineros, que esos recursos deben llegar principalmente a los que más lo necesitan, que si es necesario debemos bajarnos los salarios todos nosotros. Nuevo Casas Grandes, hay que decirlo, tiene decenios sufriendo la condición de ser un municipio que se queda fuera de los intereses de los políticos que llegan al gobierno del estado. En esa condición, somos nosotros los que tenemos qué hacer algo por la comunidad. Hacer algo implica cuidar lo poco que llega de recursos y lo poco que se produce aquí. No hacerlo es una traición y una falla estructural a los que alimentan una esperanza cada vez que votan, la idea perene de ver realizado el sueño de una forma distinta de hacer gobierno y de ser gobernante. Esta vez son muchos los elementos que juegan como para haber registrado un antes y un después. No obstante, la amenaza de malograrse pende de un hilo, y con ello, la frustración de haberlo hecho cada vez mejor. No hace mucho, estuvo en cabildo el profesor Julián Hernández. Siempre ha sido muy participativo en lo que concierne a su comunidad, pero esta vez llevaba toda la convicción; algo distinto le embargaba cuando se le concedió la palabra, era como si su emoción viniera de luchas muy lejanas. Depositaba en cada palabra un sentimiento y una historia. Como si hablaran a través de él los que ya no están, aquellos que le acompañaron en las batallas políticas por un mundo mejor, mas justo, más libre, más igualitario. Comenzó narrando que habían transcurrido más de treinta años esperando un momento como éste. Se refirió a la importancia de la primera mujer que llega al gobierno. También a la orientación política de izquierda que está obligado a cumplir este gobierno. Es mucha la esperanza, es mucho lo que se esperaba, pero parece malograrse, frustrarse por no entender la importancia y lo profundo de lo que se funda cuando comenzó esta administración. Lo he dicho en otras ocasiones, cuando el litigio que emprendió Pedro García 'Pichía', que si prosperaba esa demanda significaría prolongar largas luchas que vienen desde el Comité de Defensa Inquilinaria con Juan José Salas Flores y un grupo de aguerridas y bravas mujeres a la cabeza. Significaba también prolongar el sueño sofocado que tuvo lugar con Ernesto Poblando Fernández en 1980 y que luego prosiguió precisamente Julián Hernández Chávez cuya lucha culminó con una gestoría municipal legitimada y legalizada como figura paralela a una Junta de Gobierno. En 1983 ganó esa elección municipal el propio Julián Hernández, le quitaron el triunfo. luego llegó al poder Salvador Bautista Vargas pese al fraude patriótico de 1986 donde Fernando Baeza arribó a la gubernatura del estado a través del fraude perpetrado contra Francisco Barrio Terrazas. Era otro el panismo, más congruente. Parte de otras gestas cívicas de las cuales tiene mucho que decir esta población. Todo eso es un apretado conjunto de disidencia, de sueños y deseos que parecían haber culminado ahora para comenzar su materialización. Ha sido precisamente el pragmatismo más ramplón y el oportunismo sin límites lo que provoca la desazón de mirar en el poder a muchos que sólo saben pervertir y torcer las cosas, y que, aparte, desconocen las largas batallas políticas que los antecedieron. Todo esto está en juego cuando no se entiende la historia, cuando no se lucha por un ideal, cuando se traiciona sin rubor alguno. Julián Hernández mismo estuvo ahí, en busca de promover formas de convivencia a favor de los más pobres. Promovió todo un plan de trabajo en cultura para las colonias, es decir, para los más necesitados de atención. En cierto modo como contraparte, pero también con otra manera de llevar un espacio para los más pobres, se encuentra Miguel Ángel Escárcega Salinas que nos legó la figura de su hijastra para culminar sus luchas. A todo eso, se le comienza a dar la espalda cuando, una vez llegados al poder, no se sabe que hacer con él. Dije al comienzo que parece poco el tiempo como para decir que 'Por la víspera se saca el día'. He dicho también que es necesario un nuevo comienzo. Que se equivocaron los rumbos, que no hay rumbo siquiera, que es necesario reiniciar con una orientación clara sobre el lugar a dónde queremos llegar. Una especie de parálisis, de errancias, es lo que ha permeado estos primeros dos meses. No obstante, la importancia de hacer un alto y volver a comenzar puede ser la mejor forma de reconocer errores. Reconocer errores, saberse vulnerable y saberse humilde ante los demás, no sólo no resta poder, da más. Al gobierno municipal lo componen seres humanos que necesitan admitir que se equivocaron. Sólo el autoritarismo y la pérdida se sentido de viejas luchas, puede justificar que el mejor gobierno es el que más miedo genera. Detrás de esos miedos, se acumula un rencor y se acumula una frustración que tarde o temprano regresa, cobra sus fueros y pone a cada quien en su lugar. Quienes ocupan hoy un cargo en el municipio debemos preguntarnos sobre el lugar que nos corresponde. O dejamos que todo derrape por el fango, o nos echamos a cuestas el desgastante camino de saber darle rumbo a lo que comienza errático y dando tumbos. Gobernar en sí mismo es un arte. Pero hay que aprender a encontrarle la manija, de lo contrario el poder termina cobrando, y fuerte, a quienes no supieron qué hacer con él, o a quienes pasmados, terminamos testimoniando la debacle. Por otro lado, exijo se resuelvan los problemas de corrupción que hay en la UPN Campus Nuevo Casas Grandes y en la UPNECH. Comentarios: jcdurana@hotmail.com