Local

Los arrancones

Los nervios se ponen al máximo y por fin llegó el momento la moneda está en el aire

Mario Lara Franco

domingo, 31 octubre 2021 | 08:11

Buenos días estimados lectores, señores padres de familia. Señores, ahora iniciaremos con algo novedoso como son los arrancones, los cuales han tenido mucho éxito. Niños y adultos han disfrutado de este tipo de eventos, donde se unen la velocidad y la destreza del piloto. Probablemente algunos de los competidores sean profesionales y otros están iniciándose en este deporte, pero lo que si se palpa, es que los asistentes han disfrutado de la emoción que producen los participantes haciendo rugir sus máquinas para darles a conocer la potencia del motor para enseguida demostrar la calidad del piloto y su potente máquina, generando un suspenso emocionante por saber quien es el ganador. Los nervios se ponen al máximo y por fin llegó el momento, la moneda está en el aire. De repente surgen los gritos y los aplausos, hay un ganador, unos los disfrutaron, pero otros tristemente se fueron a llorar a los mezquites por la derrota, pero con una esperanza de que en la siguiente competencia sea favorable. Por otra parte, veamos también las posibilidades de que no ocurra un accidente lamentable, porque el peligro de que eso ocurra salta a la vista y las supuestas medidas de precaución serán suficientes y correctas y a la vez respetadas, por lo tanto, hay que ser precavidos, cuidarse así mismo, sobre todo a los niños, que no los invada la emoción y se pongan a riesgo. Disfruta el evento, pero se cuidadoso, hay que evitar de ponerle manchitas oscuras para disfrutar estos agradables arrancones, los cuales vienen a aumentar el número de eventos de distracción familiar. Así es de que ya lo saben, ojo, mucho ojo, y precaución, y por último al regreso a casa, no se me aloquen y quieren demostrar que también pueden y ocasionan un accidente y pongas en riesgo a su familia o amistades que te acompañan ¿se entendió?, yo creo que sí, al buen entendedor, pocas palabras. Dándole vuelta a la hoja, hablemos del estado en el que se encuentran nuestras queridas y adorables calles, que más que calles parecen mapas con infinidad de cráteres y que es difícil maniobrar. Esquivas algunos, pero caes en otro y adiós a la suspensión, algún amortiguador, la tronada de una llanta y el daño a la carrocería, y que al rato traes una rechinadera por todos lados que parece que traes grillos, qué sufrimiento para los automovilistas, que si pudieran hablar, ¿qué creen que dirían?, ahí nomás imagínenselo. Ahora viene la pregunta del millón: ¿a quién debemos agradecer por tener tanto bache?, a los automovilistas, al clima, al municipio o al Covid19. A este último ahí lo mencionamos para darle más sabor al caldo, con un sano sentido del humor y a la vez compadeciendo a mi amigo Juanito que tiene un chorro de heridas en su cuerpo, pero que aguanta todo y para los que no saben quién es Juanito, el se apellida Pueblo, o sea, se llama Juan Pueblo, quien constantemente es castigado y un tanto resignado, sin un aliento defensivo y ni modo, así lo quiere, que se puede hacer, hay que seguir abusando de el ¿se entendió, o se los dejo de tarea? En otro tema, trataremos de encontrar al causante que está generando tanto descontrol en el ser humano y que está llegando hasta los extremos de acabar con su vida y la de sus semejantes, lo cual está muy fuera de la normalidad y esto sucede con mucha frecuencia. El estrés y depresión están haciendo su agosto, debido a los estragos que está ofreciendo el Covid-19, que tiene a toda la gente traumada, totalmente desorientada, psicológicamente dañada por tanto pánico que se ha sembrado por los medios de comunicación sobre los daños que ha ocasionado por todo nuestro país y el resto del mundo. Ha sido absorbido profundamente por el ser humano sin respetar edades ni sexo y como consecuencia, el sufrir estrés y la depresión lleva a cometer acciones desastrosas y lamentables, saliendo por la puerta falsa para solucionar su problema, la impotencia de no poder luchar, de no tener la fortaleza para hacer frente por causa de tener una mentalidad muy débil, optan por ponerle fin a su existencia, pero no nada más este virus existe, hay otro virus más dañino que nos acaba lamentablemente, pero es muy difícil obtenerla, total, que el bienestar del ser humano no se ve por ningún lado que se pueda conseguir y ni quien nos pueda ofrecer ese ambiente tan benéfico para todo ser humano ¿creen ustedes que pueda haber algo o alguien que nos de un ambiente reconfortante, sumamente positivo?, eso sería un milagro y de donde debía venir está muy difícil que eso suceda que a lo mejor saldría una moneda de 99 centavos, que ese milagro, hay nomás por señalar algo, total que estamos fritos, por todos lados nos llueve y nos seguirá lloviendo ¿voy bien o me regreso?, ya ven que como digo una cosa digo otra. Por lo pronto estimados lectores, señores padres de familia, pásenla bien.