Local

La importancia de preservar las buenas tradiciones

.

Noé Fremery

domingo, 14 noviembre 2021 | 08:58

Estamos en unos meses llenos de tradiciones siendo la más cercana la tradición estadounidense de Thanksgiving (día de acción de gracias) Una tradición es la transmisión de costumbres, doctrinas y ritos de generación en generación. Diferentes culturas tienen diferentes tradiciones. Nacen según eventos de la historia y las necesidades de la comunidad en donde nace dicha tradición. Thanksgiving es un excelente ejemplo de cómo nace una tradición ya que cuenta la historia de los peregrinos que emigraron de Inglaterra al Nuevo mundo para poder vivir según su religión pero que sufrieron mucho durante el inverno por la falta de comida y al siguiente año dos nativos americanos, les ayudaron a adaptarse al lugar en donde estaban y para agradecerles llevaron a cabo una gran celebración que duro dos días. Esa celebración se volvió una tradición nacional cuando una escritora famosa escribió que al ver la tristeza y depresión de la gente causada por la guerra civil la cual estaba acabando con la vida de muchos escribió una carta al presidente Abraham Lincoln contando la historia de los peregrinos y proponiendo una fecha para que la gente hiciera una comida y agradeciera por lo que tenían. Desde ese entonces se celebra Thanksgiving con una cena especial en la cual hay un momento para agradecer por lo que se tiene. Esta celebración tiene lugar cada cuarto jueves del mes de noviembre. Algunas tradiciones como La Navidad son internacionales y se adaptan a la cultura del país en el cual se celebra, es decir, se agregan y se eliminan algunos elementos según la historia del país. La navidad en Estados Unidos es diferente a la navidad en México por la diferencia cultural. El desfile del día de los muertos que se llevó a cabo en fechas recientes en la Ciudad de México empezó a realizarse debido a una película de James Bond en la que se le dio gran valor al día de los muertos en México. Una tradición es lo que hacemos con ella. Podemos sembrar buenas tradiciones y también algunas no tan buenas. Las tradiciones forman parte de la identidad de un pueblo. Son una manera muy buena de recordar lo que nuestros antepasados nos enseñaron e hicieron por nosotros. Desafortunadamente muchos comercios alteran dichas tradiciones según les conviene y al hacerlo cambian o destruyeron completamente su significado original. Un ejemplo muy visible de esta alteración es la navidad la cual pasó de ser una tradición religiosa y un tiempo para la familia a ser un tiempo de compras en tiendas y supermercados, y estrés por encontrar un regalo. Las tradiciones buenas están hechas para ayudarnos. Respetémoslas, celebrémoslas, adaptémoslas según nuestras necesidades, vivámoslas, pero no las distorsionemos ni las destruyamos ya que son nuestro legado y nuestra historia.