Local
Trasladado reclama 10 mil pesos

Desmiente Cruz Roja que paramédicos le roben a lesionados

‘Ya se investigó y no hay forma que profesionales de años manchen su historial de servicio cuando lo que en realidad hicieron fue salvarle la vida’: Presidente de la Cruz Roja

/ Momento en que paramédicos atienden al lesionado donde ya había varias personas y oficiales de vialidad

Víctor Hugo Valdovinos

domingo, 10 julio 2022 | 09:44

El Presidente del Consejo de la Cruz Roja, Luis Raúl Hinojos Salas, desmintió categórico que los paramédicos de la benemérita institución hayan aprovechado la condición de un herido para robarle mientras lo trasladaban a un hospital, tras la polémica desatada en redes por la supuesta desaparición de 10 mil pesos.

“Ya se hicieron las investigaciones, fueron tres paramédicos, coincidieron en su narrativa todo lo que sucedió hasta el ingreso al hospital y no hay forma en que profesionales con años de servicio y sin quejas de este tipo, hayan manchado su historial por una situación así, cuando lo que en realidad hicieron fue salvarle la vida a esta persona”, declaró Hinojos Salas en entrevista ante El Diario.

El caso tiene su origen en el último de los tantos atropellos que se registran en las calles de la ciudad en contra de motociclistas, sitio al que arribaron de inmediato paramédicos de la Cruz Roja porque una conductora a bordo de un automóvil, arrolló a un motociclista cuando se pasó el alto en el cruce de las avenidas Francisco I. Madero y Emiliano Zapata de la colonia Obrera, a sólo 6 cuadras del cuartel de la Cruz Roja.

“Los muchachos llegaron de inmediato porque está cerca, ahí había varias personas y las mismas autoridades, se revisó a uno de los que iba en la moto y lo atendieron de una herida en la nariz, mientras su acompañante se hallaba inconsciente y se le preparó con collarín y el arnés “araña” que lo sujeta para poder encamillarlo, todo cumpliendo los protocolos que ameritaba una urgencia porque de ahí depende la vida de una persona”, señaló el Presidente del Consejo de la Cruz Roja.

Como se hace en estos casos, los paramédicos enfilaron al Hospital Integral pero a la altura de la calle Plan Alemán, el lesionado identificado como Oscar C.G. de 52 años, recobró el conocimiento y dijo ser derechohabiente del Seguro Social, por lo que la unidad regresó para ingresarlo al IMSS, sólo que en el trayecto volvió a perder el conocimiento.

Al arribar a la sala de urgencias en el Seguro Social, Hinojos Salas narró que los paramédicos entregaron al lesionado, recogieron su camilla y dejaron a la persona con el collarín, para seguidamente regresar a su base.

“¡No se vale!, un paramédico está capacitado para atender emergencias y actuar de inmediato cuidando siempre las condiciones en que se halla un lesionado hasta que llega al hospital, porque de ello depende la vida de esa persona. No esperamos que todos nos agradezcan porque cualquiera de nosotros puede estar en una situación así y necesitar de la ayuda de los paramédicos, pero lo que menos esperamos es que nos acusen de dedicarnos a robar a los lesionados”, señaló el responsable de los paramédicos.

Por otra parte, Luis Raúl Hinojos Salas señaló que un protocolo para evitar este tipo de situaciones, podría ser revisar al lesionado en el momento del accidente y hacerlo frente a un oficial de Seguridad Pública o de la Policía Vial en estos casos para constara lo que lleva, pero eso es imposible porque los paramédicos tienen prohibido invadir la privacidad de las personas y eso sólo le compete a un agente del Ministerio Público.

“Si se entregaran a un agente de policía las cosas que porta un lesionado se resolverían muchos problemas, pero imaginemos que el paciente trae consigo una porción de droga, aunque sea de uso personal ya estaríamos obligados a dar parte a la autoridad correspondiente y serían problemas legales mucho peores, entonces el protocolo será siempre respetar los objetos privados de las personas”, sentenció el Presidente del Consejo de la Cruz Roja.

Por último, Hinojos Salas dijo que existen muchas “lagunas” en este caso, puesto que no se sabe qué hacían 10 mil pesos en poder del lesionado, y aunque no está negando que la persona pudiera tenerlos e incluso que pudiera decir la verdad sobre el supuesto robo, no puede culpar a los paramédicos solamente porque en el lapso que recobró el conocimiento fue a los únicos a los que vio, siendo que cuando ellos llegaron a atender el accidente ya había intervenido gente en el lugar y además, ni siquiera el otro acompañante fue para asegurar esa importante suma de dinero cuando vio que se llevarían a su amigo.