Internacional

Vacíos en pesquisa de Vanessa Guillén, militar desaparecida en Texas

La familia y la abogada de la joven desaparecida acusan hostigamiento sexual

Agencias

jueves, 25 junio 2020 | 20:13

San Diego

Una abogada que exige que aparezca la soldado de origen mexicano Vanessa Guillén, desaparecida hace más de dos meses en la base militar de Fort Hood, en Texas, declaró que la joven de 20 años de edad desapareció después de que un sargento la vio mientras se duchaba.

La abogada del caso, Nathaly Khawam, dijo que Vanessa Guillén informó a sus familiares y a sus amistades que un sargento, quien era su superior inmediato, había entrado a las regaderas y la vio mientras se bañaba.

"La base militar deja muchos huecos en sus declaraciones, y dice que no investiga la acusación de acoso sexual porque la investigación sobre la desaparición no es criminal; y yo les digo que no importa, mientras aporte datos para encontrar a Vanessa”, declaró.

De acuerdo con medios de Estados Unidos, la joven extraviada compartió a su mamá que un soldado la acosaba en las instalaciones. Vanessa Guillén es una joven estadunidense cuya madre nació en Zacatecas.

Ella trabaja en una base militar al sur de Texas.

Desde hace dos meses se encuentra desaparecida.

El lunes pasado, Excélsior consignó el caso de la joven que sirve en el Ejército de Estados Unidos.

Gloria, su mamá, ha buscado información sobre el paradero de la chica, sin éxito.

"Yo supliqué que se cerrara esa base, que se investigara cuarto por cuarto, barraca por barraca y nunca lo hicieron ¿Por qué hasta ahora salen con ese show para andar buscando?”, expresó la mujer en conferencia de prensa.

La abogada afirmó que las autoridades no han revisado la suficiente evidencia para dar con el paradero de la joven.

"Nos dicen que ese día las cámaras de seguridad de la base militar no estaban filmando, que no tienen video y todos los datos los han obtenido de entrevistas, pero no nos dicen quién fue la última persona que habló con Vanessa”, declaró la abogada.

Después de que la soldado expresó a su familia que el sargento había entrado a las regaderas cuando ella se bañaba, las hermanas de la militar se comunicaban con ella más a menudo mediante mensajes de texto.

Sin embargo, la mañana del 22 de abril Vanessa dejó de contestar y sus parientes perdieron comunicación con la joven.

Preocupada, una hermana suya fue al fuerte a averiguar, pero solo la recibieron la mañana siguiente.

"Es otro cabo suelto, por qué si la hermana llegó a la base a buscar a Vanessa temprano en la tarde, solo la atendieron a la mañana siguiente”, agregó la representante de la familia.

Fuente: www.excelsior.com.mx