Internacional

Incursión ucraniana en monasterio agudiza conflicto sobre iglesia rusa

Moscú condenó la medida como un ataque a la Iglesia Ortodoxa

The New York Times

The New York Times

martes, 22 noviembre 2022 | 09:07

Kiev.- Oficiales de seguridad ucranianos allanaron este martes un complejo de un monasterio cristiano ortodoxo de siglos de antigüedad en Kiev que tiene una profunda importancia simbólica tanto para Rusia como para Ucrania, diciendo que su objetivo era evitar su uso como centro de actividades prorrusas. Moscú condenó la medida como un ataque a la Iglesia Ortodoxa Rusa.

El monasterio Kyiv Pechersk Lavra, o Monasterio de las Cuevas, es un complejo masivo que se considera uno de los lugares más sagrados tanto para rusos como para ucranianos. Es la sede de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana, que durante siglos había estado subordinada a la iglesia de Moscú. Después de la invasión rusa, el liderazgo de la iglesia hizo una ruptura formal, pero a muchos en Ucrania les preocupa que algunos miembros del clero sigan siendo leales a Moscú.

La guerra en Ucrania se refleja en el conflicto sobre el futuro de la Iglesia ortodoxa allí. La iglesia rusa no ha ocultado su deseo de unirse a los creyentes ucranianos y controlar algunos de los lugares más sagrados de la ortodoxia en el mundo eslavo, que se encuentran en Ucrania.

Los oficiales del servicio de seguridad estatal de Ucrania dijeron en un comunicado que, junto con la policía y la guardia nacional, llevaron a cabo actividades de “contrainteligencia” en el monasterio con la intención de “contrarrestar las actividades subversivas de los servicios especiales rusos en Ucrania”.

Los oficiales verificaron si las instalaciones del monasterio se usaban para albergar saboteadores o almacenar armas, según el comunicado. La declaración no dijo si se encontró algo.

Extendiéndose a lo largo del río Dnipro en el centro de Kiev, el complejo abarca iglesias antiguas, edificios administrativos y cuevas donde están enterrados muchos monjes y santos venerados. Se considera el lugar de nacimiento de la vida monástica en el cristianismo ortodoxo oriental.

En una declaración separada, los funcionarios de seguridad ucranianos dijeron que también habían allanado otros dos monasterios, así como la sede de una diócesis local, todos en el oeste de Ucrania.

La iglesia ucraniana se ha ido afirmando lentamente desde la independencia del país en 1991. Recibió un estatus autónomo formal dentro de la iglesia ortodoxa oriental en 2019. Desde que comenzó la guerra, cientos de iglesias han cambiado su lealtad del patriarcado de Moscú a la iglesia con sede en Kiev.

La incursión ucraniana provocó una dura reacción en Rusia, y el Kremlin caracterizó la medida como una prueba más de que Ucrania está “en guerra con la Iglesia Ortodoxa Rusa”.

“Esto puede considerarse como otro eslabón en la cadena de acciones militares contra la ortodoxia rusa”, dijo Dmitri S. Peskov, portavoz del Kremlin.

Vladimir Legoyda, el portavoz de la Iglesia Ortodoxa Rusa, calificó la redada como “un acto de intimidación” contra la única institución que queda “donde la gente tanto en Rusia como en Ucrania reza sinceramente por la paz”.