Internacional

Ante crisis energética, Alemania considera volver a la energía nuclear

A medida que Rusia reduce el suministro de gas, las plantas de carbón se vuelven a encender y Europa se aleja de las energías limpias

The New York Times

The New York Times

viernes, 05 agosto 2022 | 12:43

Berlín.- Cuando Angela Merkel desconectó la energía nuclear después del incidente de Fukushima, puso a Alemania en camino de convertirse en la única nación industrial líder en abandonar la energía atómica en el mundo. El motor económico de Europa planeó en cambio alimentarse a sí mismo a través de una transición a energías renovables con gas ruso barato.

Ahora, 11 años después, con Rusia jugando con el suministro de gas de Alemania, su sucesor, el canciller Olaf Scholz, quien se ha modelado a sí mismo a la imagen de Merkel, está mirando la posibilidad de revertir esa decisión trascendental.

Los cálculos geopolíticos de Europa se han visto trastocados por la guerra en Ucrania. Ha creado una crisis energética que llega en un momento crítico para las ambiciones de Alemania y Europa de convertirse en líderes mundiales en la transición hacia la neutralidad climática. En cambio, a medida que Rusia cierra los grifos, las plantas de carbón se vuelven a encender en toda Europa y la energía nuclear se está revisando mientras muchos en el continente discuten sobre si sacrificar sus vacas sagradas.

El Parlamento Europeo recientemente tomó el paso muy discutido de clasificar parte del gas y la energía nuclear como “verdes”. En los Países Bajos, el fracking de gas está sujeto a reconsideración. En Bélgica, al igual que en Alemania, el debate se ha centrado en mantener las centrales nucleares en funcionamiento, algo impensable hace apenas unos meses.

Esta semana, Scholz reconoció públicamente por primera vez que el plan de Alemania de cerrar sus últimas tres plantas nucleares antes de fin de año, la culminación de la promesa libre de armas nucleares de Merkel, puede que ya no sea viable dada la guerra en Ucrania.

Operar las últimas tres plantas nucleares en Alemania más allá de su fecha de desmantelamiento del 31 de diciembre de 2022, dijo, “puede tener sentido” dada la crisis energética que la guerra ha precipitado. Cualquier movimiento de este tipo, insistió, no sería decidido por su gobierno, sino más bien por una serie de pruebas de estrés en el sistema eléctrico alemán para ver si las plantas serían necesarias y si podrían funcionar de manera segura más allá de su fecha de cierre.

En parte, Scholz está respondiendo a una creciente sensación entre los alemanes (según encuestas recientes, ahora más del 80 por ciento) de que deben reevaluar el tema que condujo a algunos de los debates más emotivos y divisivos a los que su país se ha enfrentado desde su reunificación.