Estado

Perdió el doctor Grajeda la última batalla

“La medicina nunca se debe dejar de estudiar y aprender”, fue su mayor enseñanza

De la Redacción/ El Diario

lunes, 27 julio 2020 | 13:30

A pesar de que en los últimos días la condición de sus pulmones había registrado una mejoría, el corazón del doctor Jesús Enrique Grajeda Herrera, hasta ayer Secretario de Salud del Estado, falló la mañana de este domingo y perdió la batalla contra el COVID-19. Así lo confirmó el médico Luis Carlos Hinojos, director de la Facultad de Medicina y persona allegada a Grajeda tanto en lo profesional como en lo personal.

“Estábamos contentos porque en los últimos días tuvo una mejoría pero de repente su corazón dijo ya no más”, señaló Hinojos en entrevista con El Diario y lamentó la partida de quien fue maestro de muchas generaciones de médicos a quien trasmitió su gusto por el aprendizaje continuo, mismo que llevó consigo hasta el último encargo.

Hinojos hizo hincapié en que hay muchas cosas que decir del doctor Grajeda, sin embargo, el trabajo que hizo en salud, la preocupación por los más desprotegidos y el amor por la universidad destacan entre todo eso.

“Siguió dando clases de urología en la Facultad de Medicina a pesar de que ya estaba jubilado. Incluso ya siendo Secretario siguió interesado en acudir a las aulas. Tenía un gran amor por la facultad de medicina, siempre hubo mucho respaldo de su parte hacia la institución al igual que el especial interés por el Hospital Central, al que pedía que se le siguiera llamando universitario aunque ya no lo es”.

Ante la llegada de la pandemia, dice el entrevistado, el doctor Grajeda manifestó continuamente la necesidad de atender a la base médica que enfrenta cotidianamente a la enfermedad en los hospitales públicos.

“Le interesaba mucho la gente que está en esa línea, quería que hubiera equipo de protección y todo lo necesario para el personal médico. Era algo que le preocupaba mucho y en las reuniones de seguimiento al COVID era lo primero que buscaba. Su intención siempre fue integrar y orientar la Secretaría de Salud, que no olvidáramos que el objetivo es la gente”, recordó.

Miembro de la Facultad de Medicina desde 1964, Grajeda vio pasar varias generaciones de estudiantes que después se convirtieron en colegas y compañeros de trabajo. Luis Carlos Hinojos, quien también fue su alumno, recuerda que como maestro era muy estricto además de ser reconocido por su rectitud.

“Era muy estricto siempre como maestro. En la Secretaría de Salud me regañaba por la forma en que me vestía. A veces yo llegaba con tenis y casi me regresaba a que me pusiera zapatos. Fue muy estricto en ese sentido también, de la pulcritud. Un comentario que siempre se hizo en torno a él es que es el único ex rector a quien se le puede acusar de “empobrecimiento ilícito inexplicable”. Además, ya estando en la Secretaría se bajó el sueldo por decisión personal, se quitó la compensación, no usaba la camioneta oficial si no era necesario. Esas son cosas que hablan mucho de las personas. Como maestro siempre nos decía que medicina es una matrícula que nunca se termina. A últimas fechas siempre me pedía que le llevara un artículo sobre el COVID para discutirlo. Lo que más enseñó fue que medicina nunca se debe dejar de estudiar y aprender”.

El pasado 17 marzo de 2020, el doctor Jesús Enrique Grajeda informó que se había detectado el primer caso de Covid-19 en Ciudad Juárez. Se trataba de un hombre de 29 años (también médico) que había estado en Italia  y que en ese momento, estaba aislado en su casa y su estado de salud no se consideraba grave. En la misma rueda de prensa, Grajeda adelantó que se estaba analizando otro posible caso en la Ciudad de Chihuahua, eran los primeros indicios de la pandemia.

Tres meses y medio más tarde, el 2 de julio del año en curso, trascendió que el funcionario se practicaría la prueba PCR para descartar el contagio del COVID luego de que presentara algunos síntomas relacionados a la enfermedad. Ese mismo día, el coordinador de Comunicación Social, Manuel del Castillo, informó que se canceló la comparecencia del secretario en el Congreso del Estado, ante la sospecha de que pudiera haberse contagiado tras viajar con el gobernador a Tamaulipas quien dio positivo al virus.

El día 3 de julio, Mirna Beltrán Arzaga, informó que la salud del secretario era estable y refirió que tenía síntomas leves, como los de un resfriado por lo que estaba en casa aislado y con todas las medidas necesarias.

El 6 de julio el gobernador Javier Corral informó que Grajeda Herrera había sido internado aunque se encontraba estable y el estado seguía puntualmente su atención médica. Posteriormente se supo de manera extraoficial que fue el propio Grajeda quien decidió internarse tras haberse practicado un estudio radiológico y confirmar que el virus estaba afectando sus pulmones. A partir de entonces, la información oficial dejó de fluir, argumentando que era “algo privado”, sin embargo, miembros de la comunidad médica manifestaban su preocupación por las condiciones físicas del secretario.

El doctor Grajeda perdió la vida la mañana de ayer.

_______________ 

SEMBLANZA

Médico adscrito al Servicio de Urología del Hospital Central Universitario desde hace 32 años, es originario de la ciudad de Chihuahua, egresado de la Universidad Autónoma de Chihuahua como médico cirujano, de dónde fue rector de 1996 al año 2000.

Ha sido subdirector médico del Hospital Central Universitario, director de la Facultad de Medicina y del Hospital Central Universitario, tiene un posgrado como médico cirujano partero en el IMSS.

Fue jefe de médicos residentes del Servicio de Urología en el Centro Médico de Especialidades en Monterrey Nuevo León, instructor del curso de Uronefrología de la Universidad de Monterrey, así como profesor del curso de Nosología y Clínica de Urología desde 1980 hasta la fecha.

También ha sido profesor de curso de posgrado de Cirugía General en el Hospital Central Universitario desde 1980 a la fecha, profesor visitante de la Universidad de Texas en Houston en el Hospital Instituto de Tumores M. D. A. Andersson 1985, profesor visitante del programa de Trasplante Renal de la Universidad de Birmingham, Alabama, y profesor invitado en el Hospital Metodista de Houston.

Es médico adscrito al Servicio de Urología del Hospital Central Universitario desde hace 32 años, es urólogo del Hospital Christus Muguerza de Chihuahua, está certificado y recertificado por el Consejo Nacional Mexicano de Urología desde 1985 hasta el 2022, y es miembro de la Sociedad Mexicana de Urología y de la American Urological Associaton.