Estado

Perderán restaurantes 50% de sus ventas

Sector que apenas comenzaba a recuperarse tras un año de pérdidas económicas por la pandemia

Iris González
El Diario de Juárez

martes, 27 abril 2021 | 10:19

Ciudad Juárez— El retroceso a semáforo en naranja impactará en un 50 por ciento en las ventas de restaurantes de Ciudad Juárez, sector que apenas comenzaba a recuperarse tras un año de pérdidas económicas por la pandemia. 

Martín García, presidente local de la Cámara Mexicana de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), expuso que desde ayer negocios de este giro se vieron obligados a bajar el aforo de un 75 por ciento hasta un 30, lo que amenaza nuevamente la operatividad de cientos de ellos.

“Es muy drástico bajar del 75 al 30 por ciento, va a estar muy complicada la situación para el gremio. Veníamos de una reactivación en la que apenas empezábamos a operar, por lo que esta situación nos complica más el panorama, debimos pasar al 50 por ciento de aforo al menos”, comentó.

Dijo que el “supercierre” del fin de semana obligó a muchos negocios de este giro a permanecer sin actividad debido a que no todos cuentan con plataformas de entrega de comida a domicilio.

“Hay negocios que definitivamente tuvieron que cerrar porque no estamos preparados: uno, para que te lo digan el mismo día en la tarde, y dos, porque su concepto no es de entregas a domicilio, sino más de comedor”, comentó el presidente de Canirac.

Estimó que de los 5 mil negocios de comida que hay en la ciudad, al menos un 10 por ciento cerrará también el fin de semana, del viernes 30 de abril, a las 6:00 horas del lunes 3 de mayo, ante la falta der plataformas como Uber Eats o Didi Food. 

“Ojalá y que realmente sea así el cierre y no se extienda a otros fines de semana porque ellos dicen que dependerá de los resultados”, dijo.

En el nuevo decreto anunciado el domingo, estos establecimientos deberán trabajar sin servicio de bufet, con un máximo de seis personas en cada una de las mesas, las cuales deben tener una separación de 3 metros.

Además, el inmueble debe operar con las ventanas abiertas y los comensales deben permanecer un tiempo máximo de tres horas dentro del establecimiento; de lunes a jueves deberán cerrar a las 22:00 horas, y el sábado y domingo a las 23:00 horas.

El líder de los restauranteros lamentó que mientras que el Gobierno del Estado se mostró estricto con los negocios debidamente establecidos, la zona Centro de la ciudad lució abarrotada el fin de semana pasado.

“Hablan de un ‘supercierre’ para negocios formales, pero resulta que el fin de semana te encuentras a todos los informales y semifijos abiertos, con aglomeraciones en el Centro, mientras todos los formales estamos tratando de apegarnos y hacer las cosas bien”, lamentó.

Rogelio Ramos Guevara, presidente de la Cámara Nacional de Comercio local, coincidió que se trató de una medida drástica en la que solamente se castigó al sector formal.

“No se tocó a la industria. El ambulantaje ni las fiestas en casa, los bares y cantinas del Centro cerraron, pero con mucha gente adentro, y hubo mucha venta de licor clandestina a través del Facebook”, comentó.