Estado

Más crimen organizado y menos paz en Chihuahua

“Se cree que la violencia resurgió en el estado a raíz de la presencia de grupos del narcotráfico como los Zetas, el cártel de Sinaloa y La Línea”

De la Redacción
El Diario

martes, 30 junio 2020 | 15:00

CDMX.  La tasa de homicidios en Chihuahua superó las 49 muertes por cada 100 mil habitantes, de las más altas a nivel nacional, cifra que se considera extrema, lo cual muestra un retroceso y deterioro en su calificación y según el recién publicado Índice de Paz México 2020, está entre los cinco estados que han reportado incremento de presencia de la delincuencia organizada.

El documento detalla que en esto influyeron los notables incrementos de las tasas de homicidios, delitos cometidos con armas de fuego y crímenes de la delincuencia organizada, que subieron 15.4, 13.8 y 11.1 por ciento, respectivamente en la entidad.

Mientras que en el 2018, el estado de Chihuahua se ubicaba en el quinto lugar de las entidades menos pacíficas de México, en el 2019 se coloca en el cuarto sitio con una calificación de 3.977, a diferencia del periodo anterior evaluado con un 3.680, un retroceso de 6.9 por ciento, revela el informe elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz.

“Se cree que la violencia resurgió en Chihuahua a raíz de la presencia de grupos del narcotráfico como los Zetas, el cártel de Sinaloa y La Línea, una facción del cártel de Juárez instalada en el estado” dice el informe.

De igual forma, la violencia con armas de fuego se intensificó en el Estado; en 2019, cerca de 69.6 por ciento de los homicidios se cometieron con estas armas, es decir, un incremento 15.9 por ciento comparado con el año anterior. Mientras que el asalto con arma de fuego subió un 7.5 por ciento.

A nivel nacional, Baja California sigue siendo el estado menos pacífico, seguido por Colima, Quintana Roo, Chihuahua y Guanajuato y según los datos del IEP, el homicidio, es la causa principal de muerte entre personas de 15 a 44 años y la cuarta más frecuente entre niños de cinco a 14 años.

En este contexto, el nivel de paz en México sufrió un retroceso de 4.3 por ciento, debido principalmente a las actividades delictivas que se incrementaron de manera importante; la tasa de crímenes de la delincuencia organizada creció 24. 3 por ciento y 18.3 por ciento en la tasa de delitos sexuales.

Desde 2015, la tasa de crímenes de la delincuencia organizada ha aumentado más de 46 por ciento y la tasa de delitos de narcomenudeo se incrementó en un 75 por ciento, así como la violencia con armas de fuego que pasó de 13.6 en 2015 a 29.6 en 2019 por cada 100 mil habitantes.

Asimismo se destaca que la lucha entre organizaciones criminales ha provocado un aumento significativo de la violencia en el país y pese a ello, México presenta el menor nivel de gasto en seguridad interna y sistema judicial de los 33 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El informe explica que la violencia en México puede dividirse en cuatro categorías:

Violencia política, violencia oportunista, como la extorsión y el robo, la violencia interpersonal que son las agresiones, delitos sexuales y violencia familiar y la violencia por conflictos de cárteles, que implica altos niveles de homicidio, delitos relacionados con drogas y conflictos armados entre grupos criminales.

Por otra parte,  la violencia le ha costado al país 4. 57 billones de pesos en 2019, que equivale al 21.3 por ciento del Producto Interno Bruto nacional y a pesar de la reducción en el gasto en materia de seguridad interna, el impacto económico del homicidio, los crímenes de la delincuencia organizada, el gasto militar y robo con violencia, aumentó.

Esto es un impacto ocho veces mayor al gasto público en salud y seis veces más al gasto en materia educativa, mientras que el per cápita de la violencia fue de 36 mil 129 pesos, cinco veces el salario mensual promedio en México.