Estado

Juego de beisbol habría causado la tragedia en Cerocahui

Investigación de la FGE señala que los hermanos Paul y Armando eran de un equipo contrario al patrocinado por 'El Chueco'

Associated Press / Una cinta policial acordona la escena del crimen en la iglesia de Cerocahui

El Diario de Chihuahua

jueves, 23 junio 2022 | 11:36

Chihuahua– José Noriel Portillo Gil, alias “El Chueco”, privó de la libertad a dos hermanos, Paul y Armando B., antes de atacar al guía de turistas Pedro Eliodoro Palma y a los sacerdotes Joaquín César Mora y Javier Campos Morales en el templodel poblado de Cerocahui, reveló ayer el fiscal estatal Roberto Fierro.

Al presentar el reporte de lo ocurrido en la comunidad del municipio de Urique, Fierro Duarte explicó que fueron dos hechos por separado los que sucedieron el lunes en la comunidad de Cerocahui, ubicada en el fondo de la barranca de la Sierra Tarahumara.

El funcionario detalló durante rueda de prensa que actualmente las dos personas continúan desaparecidas y descartó que se trate de un grupo de turistas, como se había denunciado previamente.

Los hermanos Paul y Armando formaban parte de un equipo de beisbol que jugaban contrarios al patrocinado por “El Chueco”. El resultado de este partido es considerado el móvil del ataque contra los hermanos, de acuerdo con las investigaciones realizadas por la Fiscalía General del Estado (FGE).

“El pasado lunes se atendió el reporte en que nos informaron que José Noriel Portillo Gil, alias ‘El Chueco’, arribó a un domicilio de Cerocahui a fin de localizar a Paul B., habitante de la comunidad, ya que días antes se llevó a cabo un juego de beisbol en que participó un equipo patrocinado por el mencionado ‘Chueco’ y tras haber sido derrotado, se generó una disputa con el otro equipo en el que competían los hermanos Paul y Armando B., de acuerdo con las versiones de diversos testigos”, dijo el fiscal.

El ataque en su contra y desaparición se trató de un hecho distinto al homicidio del guía turístico Pedro Palma y de los padres jesuitas, ocurrido el mismo día con algunos minutos de diferencia, relacionados únicamente por tratarse del mismo autor de los crímenes.

Según lo informado por el fiscal, Paul B. fue atacado con un arma de fuego y su domicilio incendiado, mientras que una mujer y un menor de edad lograron escapar de este ataque y ya se encuentran fuera de peligro.

Anteriormente se creía que estaban desaparecidos, pero el hecho es que la mujer y el menor de edad huyeron del lugar.

El fiscal señaló que continúan con un operativo apoyados de los tres órdenes de Gobierno para dar con el paradero de los hermanos desaparecidos, así como del presunto responsable de ambos hechos citados.

Además, el funcionario dio a conocer que ayer al mediodía fueron localizados los cuerpos de los sacerdotes jesuitas Joaquín César Mora y Javier Campos Morales, así como del guía de turistas Pedro Eliodoro Palma, asesinados en el templo de Cerocahui, municipio de Urique.

Los tres hombres fueron victimados por “El Chueco” el pasado lunes alrededor de las 13:00 horas, por lo que la búsqueda de los cuerpos por parte de agentes estatales y de la Guardia Nacional tardó alrededor de 48 horas.

La gobernadora Maru Campos, quien ayer viajó por aire a Cerocahui, confirmó alrededor de las 16:00 horas que habían sido localizados los cuerpos de las víctimas y se había logrado su identificación plena como parte de la investigación que inició la tarde del lunes, al tener el reporte del crimen ocurrido en la antigua misión jesuita.

Mediante un video, Campos Galván dio a conocer que estaba en el poblado del municipio de Urique y que el equipo de la Fiscalía General del Estado, encabezado por Roberto Fierro, había logrado dar con el paradero de los cuerpos tras los operativos de búsqueda realizados.

La distancia entre la comunidad de Cerocahui y las cercanías de Pitorreal, por donde fueron localizados los cuerpos, es de aproximadamente 100 kilómetros, en un trayecto que en vehículo tarda alrededor de dos horas debido a que la carretera tiene tramos complicados.

Para llegar de un lugar a otro es necesario cruzar las comunidades de Bahuichivo, San Rafael y Divisadero Barrancas del Cobre, todo en el municipio de Urique, así como otras poblaciones que forman parte del municipio aledaño de Bocoyna.

Por lo complicado del terreno y las comunicaciones, dijo el fiscal, la información no había fluido de la mejor manera desde el día de los hechos y hasta ayer, cuando pudieron esclarecerse algunas circunstancias que apuntan a la autoría del sujeto por el que la FGE también ofreció una recompensa económica. 

Jesuitas reclaman cuerpos 

El padre provincial en México, Luis Gerardo Moro Madrid, fue notificado ayer por la gobernadora María Eugenia Campos Galván sobre el hallazgo de tres cuerpos, entre los que se encuentran los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar.

“Nos trasladaremos al lugar donde están resguardados los cuerpos para su identificación. El día de mañana estaremos confirmando la información. Llamamos a que ante hallazgos de esta índole en la investigación se priorice la certidumbre científica y una comunicación respetuosa de las víctimas, sus familiares y comunidades dolientes”, dio a conocer la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús.

ochavez@diarioch.com.mx