Estado

¿Estará Juárez listo para soportar otra crisis económica?

Más que invertir lo ahorrado en el negocio informal, hay que aplicarlo a la profesionalización y capacitación de lo que nos vuelve especiales, ya que quien este más preparado, será llamado o conservado primero

Marco Gallardo
Sociólogo

miércoles, 06 octubre 2021 | 21:17

¿Estará Juárez listo, para soportar otra crisis económica como la del 2008? Antes de responder la pregunta, déjenme aterrizar lo que viene para la economía local para los próximos meses. En este mundo Glocal, entiéndase, así como un mundo conectado a nivel global, pero donde esa dinámica, afecta directamente a los territorios locales, tanto en la información como en la economía, lo social, artístico y cultural, cabe señalar, que ante la posibilidad de una recesión o desaceleración, Juárez está en tremendo riesgo de ser afectado económicamente.

Una de las mayores industrias de Estados Unidos, es la industria automotriz, la cual está en un proceso migratorio, y lo llamo así, porque ante la salida de Trump y la insistencia de que se conservaran fuentes de empleo y producción americana en su territorio, con el nuevo presidente, es una industria que está buscando plazas de mano de obra barata, pero calificada en otros países y continentes, plantas gigantes de producción automotriz, están siendo descuartizadas en pequeñas industrias, y enviadas al extranjero, a países como México, Corea, Nicaragua, Brasil, entre otros, esta vez no a China, porque después de la pandemia, y el casi colapso del transporte marítimo a gran escala, hizo demasiado costosa la operación, y al final del día, echando cuentas, los atrasos, las pérdidas, los rechazos y scrap, que la poca calidad de producción China tiene, resultó mejor migrar a países con mano de obra más especializada.

Este proceso migratorio empezó ya. Octubre, noviembre y diciembre serán los meses donde se paran estas empresas y se mueven, arrancando apenas en el próximo primer trimestre del año, mientras en Juárez, ante la baja producción vehicular, las plantas de producción de arneses, asientos, electrocomponentes, estarán en su mínima capacidad, haciendo convenios con empleados y cerrando turnos, situación que semana a semana se va a presentar en nuestra ciudad, en estos meses. Las empresas transportistas, de maquinados, proveedores de metales, lubricantes, plásticos y moldeo, van también a sentir la recesión, y en general, todos los beneficiados de la industria de electrocomponentes y automotriz local, va a ser golpeada.

China con el recurso generado en las últimas décadas, y con endeudamiento por la expedición de bonos, comenzó a comprar maquiladoras y holdings, los cuales incrementaron la capacidad productiva, la cual, ante la pandemia y al caer la demanda, y agraviando la situación del transporte marítimo, y mala calidad de producción, han perdido confianza y terreno, provocando que algunas empresas chinas, no puedan pagar sus deudas, tal es el caso de Evergrande, una de las empresas productoras más grande del mundo, la cual sus acciones han perdido tres cuartas partes de valor en los últimos meses. Entonces los capitales chinos en nuestra frontera, no son sólidos, tienen problemas para pagar proveedores, empleados e insumos, afectando a los empleados locales. 

Contestando la pregunta, ¿estará Juárez listo para soportar otra crisis económica como la del 2008? La respuesta es sí, si somos eficientes en el uso de los recursos, por el momento, parar cualquier transacción de renta, o compra de inmuebles que está en su máximo valor histórico, solo a unos meses de perder esa plusvalía, fijar un balance entre gastos y presupuestos, fomentar el ahorro y el inventario de insumos, y lo principal adecuar la producción y comercio a las necesidades del financiamiento sano, producir y venderle a quien paga y paga a tiempo, atender el cliente frecuente, y aunque vivimos de la manufactura, sigue creciendo el negocio informal, el cual es sustento o complemento de muchas familias en la frontera. Mi consejo es más que invertir lo ahorrado en el negocio informal, hay que aplicarlo a la profesionalización y capacitación de lo que nos vuelve especiales, ya que quien este más preparado, será llamado o conservado primero.