Estado

El relevo en el Estado

Desde el pasado 8 de septiembre de 2021, se empezó a escribir un nuevo capítulo en la historia de Chihuahua

Sixto Duarte
Analista

lunes, 13 septiembre 2021 | 18:18

Desde el pasado 8 de septiembre de 2021, se empezó a escribir un nuevo capítulo en la historia de Chihuahua. María Eugenia Campos Galván, es la primera mujer gobernadora de la entidad, la tercera emanada del PAN en Chihuahua, y la décima mujer en ser gobernadora (junto con sus compañeras electas en este mismo proceso electoral) en el país.

Maru llega al poder después de un proceso electoral muy álgido, en donde su antecesor movió todas sus fichas para procesarla penalmente y así sacarla de la jugada política. A pesar de ello, el nivel de operación política encabezado por Campos y su equipo, logró sortear todos estos obstáculos, y llegar al poder. Es decir, no se le puede regatear a Maru que desde un Municipio, logró vencer a las fuerzas estatales y federales que tenían otros intereses para Chihuahua. Esto, asumimos, que deriva precisamente del buen gobierno que hizo Maru el pasado lustro en la capital.

Ahora, le toca enfrentar el reto más grande de su vida, y uno de los más complejos en la historia de la entidad. Primeramente, y tal como lo dijo en su toma de protesta, atajar la crisis financiera del Estado. Javier Corral, durante años, estuvo señalando los altos índices de deuda heredada por César Duarte. Sin embargo, al entregar el gobierno la semana pasada, lo entrega con los peores niveles de la historia del Estado. Es decir, Corral se convirtió en lo que juró combatir: un gobernador endeudador. Estamos ante tal emergencia que según dicen las nuevas autoridades, no hay ni para pagar sueldos, ya no se diga nada de obra pública.

En este sentido, quizá una de las opciones que deba ponderar el Estado sea tomar medidas recaudatorias agresivas, para tratar poco a poco de ir tapando los baches financieros en que se encuentra sumido Chihuahua. Quizá no deba descartarse implementar (como medida temporal) la tenencia vehicular, entre otros tributos. Desde los tiempos bíblicos, el recaudador de impuestos es siempre mal visto, sin embargo, una medida tan antipopular como esta, si se va a tomar, debe tomarse en el inicio del gobierno, para llegar al 2024 habiendo demostrado los aciertos de dicha medida.

En el tema de salud pública, el gobierno de Corral fue indolente en el manejo de la pandemia (como fue indolente casi en todo), además de haber sido negligente en el manejo del medicamento que el sector salud otorga a los derechohabientes. Trascendió en diversos medios, y fue reiterado por la propia gobernadora en su toma de protesta, que se dejaron caducar medicinas con valor estimado de varios millones de pesos.

En su momento Miguel Ángel Yunes, entonces gobernador de Veracruz, acusó a su antecesor Javier Duarte de haber inyectado agua en vez de quimioterapias a niños con cáncer. Al final del día, según diversos dictámenes oficiales y privados, resultó todo ser una farsa. Sin embargo, como dice el dicho, la calumnia cuando no mancha, tizna. De acreditarse la omisión dolosa de las autoridades de salud de Chihuahua, estaríamos en un escenario peor al que se le atribuía a las autoridades de salud de Veracruz.

Chihuahua es un Estado más sangriento hoy que hace cinco años. Los datos de las propias mesas de seguridad y diversos organismos confirman que el Estado fue más violento durante el mandato de Corral, que durante el mandato de Duarte. La falta de gobernabilidad ha permeado hasta el último rincón del Estado. Difícil encrucijada le toca enfrentar a la gobernadora, pues su antecesor acordaba con el crimen organizado por un lado, y por el otro, se tiene a un Gobierno federal que ha dicho en todos los foros que no le interesa combatir a la delincuencia. Un reto muy complicado, para el que le deseamos el mayor de los éxitos.