Estado

Cultura: eje de la competitividad social

.

Marco Bonilla

sábado, 16 octubre 2021 | 21:41

La ciudad de Chihuahua se ha distinguido por el desarrollo que presenta en su agenda cultural desde hace poco más de cinco años. Los gobiernos panistas siempre hemos impulsado las diversas expresiones artísticas en los más importantes espacios públicos, como salas de concierto, foros al aire libre, museos, salas de exposición, galerías, museos itinerantes, bibliotecas, parques y plazas. El acceso a la cultura de las familias chihuahuenses, como consumidores, así como creadores y artistas, ha sido prioridad dentro de la política pública de los gobiernos humanistas. 

El FICUU (Festival Internacional de la Ciudad de Chihuahua) arrancó el pasado 14 de octubre, dentro del marco de los festejos por los 312 años de la fundación de Chihuahua, la capital que da norte a todo México. Este importante festival se ha convertido en un espacio privilegiado para el talento local, jóvenes artistas que encabezan proyectos de innovación en diversas áreas, como son la pintura, la música, la danza, el teatro, la literatura, la escultura, el cine, proyectos de performance, logrando apropiarse de la ciudad y generando un alto nivel de empatía y sentido de pertenencia por parte de las familias capitalinas. 

Esta quinta edición del FICUU tiene un objetivo en especial, iniciar de manera oficial con la reactivación económica y social del municipio, y dar vida a nuestro Centro Histórico de nueva cuenta, un Centro Histórico que estamos trabajando para posicionar como uno de primer mundo, un centro digno de la gran capital norteña.

La reactivación social se dará paso a paso, pero este es, sin duda alguna, uno importante. A más de un año de contingencia sanitaria, en donde el sector cultural sufrió como ningún otro los efectos de la recesión económica y el cierre de todo evento masivo, regresar a las calles es motivo de esperanza. Lo principal es el encuentro de las familias, que se vean beneficiadas a través de la convivencia y el consumo local, y que disfruten de una interesante agenda de eventos para todos los gustos y todas las edades.

Con una inversión de poco más de siete millones de pesos, FICUU permitirá generar una derrama económica superior a los 30 millones, con más de 10 mil chihuahuenses que, cuidando las medidas sanitarias, acudirán a disfrutar de un sano momento de esparcimiento y desarrollo. 

Hablar de competitividad social es hablar de los derechos culturales, contenidos en el Artículo 27 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que a la letra dice: 

1. Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten. 

2. Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora.

Como gobierno municipal nos suscribimos enteramente a lo dicho por ese importante documento que, no deja lugar a dudas a lo que toda persona, en su dignidad e individualidad tiene derecho, y que los actores políticos tenemos obligación de proveer desde la agenda pública que desarrollamos. 

Los Derechos Humanos, sabemos, no son sujetos a cuestión, sino a acatamiento. Como gobierno apostamos por un compromiso que se traduzca en acciones, en inversiones reales a la vida cultural de nuestras familias, por más apertura a los apoyos de artistas e intelectuales, por convocatorias a concursos de calidad que reconozcan las creaciones y productos culturales desarrollados por los niños, adolescentes, jóvenes, adultos mayores, así como invertir en obras que eficienten la movilidad social para que las familias más alejadas del centro del municipio puedan acercarse a conocer y disfrutar, aumentando la estadística de personas que consumen cultura.

Es competitivo un municipio que apuesta por sus artistas, un municipio que educa a sus familias en la apreciación de las obras generadas, que sabe que más allá de la derrama económica, que sin duda se da, están los valores que nos inspiran las artes, como la tolerancia, la paz, el respeto, la empatía, el sentido de pertenencia y la justicia. Nunca antes nuestras sociedades habían requerido tanto del esparcimiento propio de la cultura, y nuestro municipio ha sabido atenderlo de manera eficiente y efectiva, teniendo como presupuesto erogado en este 2021 una cifra superior a los 48 millones de pesos, y con estimación para el 2022 de más de 70 millones de pesos a favor de la cultura de esta capital, con proyectos como el Programa Editorial Chihuahua, con 600 mil pesos de inversión, la Muestra Municipal de Teatro con más de 300 mil pesos de presupuesto y el Festival de Guitarra que supera los 200 mil pesos.

La ciudad de Chihuahua ha dado grandes promotores de la cultura en sus diversas expresiones. En la música podríamos hablar de los maestros Modesto Gaytán y el difunto Mario Enrique Montes, fundadores del Centro de Estudios Musicales, dando incontables generaciones de músicos a nuestro municipio; hablo de estos dos personajes porque su tarea ha sido enfocarse en las infancias, en apostar por las niñas y niños, en generar en ellos un espíritu crítico y respeto por la vida, todo eso gracias al bello arte de la música.

Podría hablar también del maestro Enrique Servín, poeta y defensor de las lenguas indígenas, gran promotor cultural que durante muchos años colaboró con el entonces Instituto Chihuahuense de la Cultura. Chihuahua Estado y Chihuahua Municipio tienen especial atención en el rubro, contando con una Secretaría de Cultura, defendida por nuestra gobernadora María Eugenia Campos Galván, que tuvo a bien escuchar al sector artístico y cultural de Chihuahua, y también con el Instituto de Cultura del Municipio, que se encarga de desarrollar proyectos a favor de las familias capitalinas para su fortalecimiento desde el acceso a la cultura y las artes. Nuestro objetivo es y será siempre la familia, que lo mejor de Chihuahua esté en todos los hogares, y la cultura, las artes y el encuentro de las personas ayuda a que esto sea posible.

Hagamos nuestros los espacios públicos y culturales de esta capital, que con trabajo y resultados cumple 312 años de darle norte a todo México.