Espectáculos

Dan 'Heroico' y 'Héroes' su versión sobre Ejército Mexicano

Zonana construyó su filme con base en relatos de cadetes, excadetes y desertores del Colegio Militar

Cortesía

Mauricio Angel y Fernanda Torres / Agencia Reforma

lunes, 18 septiembre 2023 | 06:00

Ciudad de México.- Dos visiones opuestas sobre el Ejército Mexicano llegan a la pantalla con los estrenos de las películas Héroes y Heroico en este mes impregnado de patriotismo por la celebración del inicio de la gesta de Independencia.

El primer filme, de Ricardo Arnaiz, rescata la figura de los Niños Héroes con la intención de provocar orgullo en los mexicanos; el segundo, de David Zonana, expone los violentos procesos de instrucción que viven los cadetes durante su formación.

El contraste se ve en las reacciones previas a su estreno: mientras Héroes tuvo una gala especial con funcionarios en el Castillo de Chapultepec, Heroico fue catalogada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador como parte de una campaña de desprestigio contra el Ejército.

Zonana construyó su filme con base en relatos de cadetes, excadetes y desertores del Colegio Militar, quienes le contaron cómo recibían insultos, golpizas "correctivas", abusos psicológicos y hasta sexuales.

Este largometraje, que estrena en cines este jueves, llega en un momento en que se cuestiona la militarización del País.

"Llegué a empatizar mucho con los militares, admiro la unión que tienen, sobre todo desde su primer año, porque saben que afuera se enfrentarán a miles de cosas y problemas. Atraviesan muchas experiencias muy feas juntos", apuntó el protagonista Fernando Cuautle, en entrevista.

Heroico también muestra cómo la necesidad de un seguro médico y un salario medianamente competitivo lleva a los jóvenes a enlistarse en la milicia; por su parte, Héroes se enfoca en resaltar valores como la amistad.

El director de La Leyenda de la Nahuala optó por imaginar a los jóvenes que pelearon en Chapultepec contra el ejército estadounidense como una familia, pues preferían morir antes que abandonar a quienes consideran sus hermanos.

"Tenemos una gran necesidad aspiracional de ver hacia arriba a alguien, de sentirnos inspirados y orgullosos de ser mexicanos. El cine es un medio excelente para hacer una declaración de que en México tenemos cosas positivas.

"Los Niños Héroes no son de decir 'vamos a morir por México', sino que cuando ven que acaban de matar a otro chavito piensan: 'Por él no se van a salir con la suya'. Eso somos los mexicanos", explicó Arnaiz, cuyo filme estrenó a principios de mes.

Poco sustento histórico

 Para el historiador Alfredo Ávila y el divulgador Alejandro Rosas, las películas históricas suelen reproducir discursos oficiales y estereotipos.

"Lo más frecuente es que en periodos más alejados se repiten las versiones patrióticas. En generalidad son películas que refuerzan estereotipos patrióticos sin importar la veracidad histórica y sin complicar al espectador.

"El objetivo de una película es crear un buen relato que a la gente le guste, no uno complicado, lleno de matices para entender algo tan complicado como los intereses económicos y políticos. Cuando empiezas a meter todo eso, el espectador va a salir con muchas preguntas y no muy contento", consideró Ávila, miembro del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM.

Sostuvo que fue hasta 1947 cuando comenzó a hablarse de niños en lugar de cadetes que perdieron la vida en el enfrentamiento contra la armada estadounidense, justo cuando el entonces presidente de EU, Harry S. Truman, visitó México.

Rosas, por su parte, añadió que llevar la historia al cine es una buena forma de divulgarla, pero no quiere decir que se pueda inventar.

"Si le quieres poner aderezo está bien, pero no puedes traicionar o negar los grandes ejes de la historia que están bien documentados", dijo el autor de la trilogía "Érase Una Vez México".