Espectáculos

Clint Eastwood todavía dispara

El actor, que el domingo cumple 90 años, empezó a actuar a los 25 en películas de serie B y sin crédito

Agencia Reforma / Al histrión se le relaciona generalmente con el partido republicano, pero ha apoyado a candidatos demócratas

Agencia Reforma

viernes, 29 mayo 2020 | 11:09

Los Angeles– Estrellas ascienden fulgurantes en el cielo de Hollywood, y caen, una y otra vez. Pero Clint Eastwood, tesoro vivo del cine mundial, sigue ahí, brillando.

“Un hombre debe conocer sus limitaciones”, es una de las frases míticas de su personaje Harry El Sucio, pronunciada en ‘Magnum .44’ (1973). Parece, sin embargo, que Clint no tiene ninguna. El domingo llegará a los 90 años no sólo lleno de recuerdos como leyenda tanto actoral y de dirección, sino activo, con planes de seguir haciendo cine.

Comenzó a actuar a los 25 años en películas de serie B y sin crédito, luego de hacerse de contactos mientras limpiaba una piscina que frecuentaban famosos. Poco a poco, a su vida llegaron los papeles con sombreros y revólveres, de un género, el western, en el que lució a la altura del mismísimo John Wayne.

Pero si Wayne se robaba la pantalla como el héroe inmaculado, Clint era el pistolero de filosas palabras, mirada glacial y oscuro pasado. Un ser lleno de grises.

La culpa de su instauración en la mente mundial como ícono del oeste, con sus eternos sombreros, cigarrillos y ponchos, la tuvo Sergio Leone. El espíritu de la trilogía ‘Por un Puñado de Dólares’ (1964), ‘Por unos Dólares Más’ (1965) y ‘El Bueno, el Malo y el Feo’ (1966), de justiciero sombrío, perduraría en Eastwood hasta títulos como ‘Gran Torino’ (2008).

Su saga policial del antihéroe Harry El Sucio (1971-1988), aunque de culto, no estuvo exenta de polémica por su incorrección política y brutalidad. Tatuó en Clint un aura de extrema derecha que a la postre no le impidió seguir siendo amado por Hollywood, que suele venerar a la izquierda.

Como actor no es exquisito, por lo que muchas veces se le subestima. Pero con su peculiar carisma ha sabido meterse en la psique del espectador con una filmografía heterogénea donde caben filmes carcelarios (‘Escape de Alcatraz’, 1979), historias de amor desesperadas (‘Los Puentes de Madison’, 1995), dramas deportivos (‘Golpes del Destino’, 2004) y de narco (‘La Mula’, 2018).

Aunque se cite a Orson Welles, Kevin Costner o Mel Gibson, ningún otro histrión-director ha tenido una trayectoria tan sólida y longeva como él. Nacido durante la Gran Depresión, Eastwood es un trabajador que desde su debut como realizador en 1971 no se permite largos descansos y filma por necesidad artística y salud mental.

Sus películas no ambicionan ser demasiado profundas, sino impactar. Generalmente abordan la lucha de seres que se levantan contra sus circunstancias, contra el sistema, contra demonios internos, contra los alteradores del orden, cueste lo que cueste.

Lo mismo es capaz de sondear biografías de músicos torturados (‘Bird’, 1988), que explorar cicatrices de guerra de otros países (‘Cartas de Iwo Jima’, 2006) y adaptar grandes novelas (‘Río Místico’, 2003). Se ha reinventado sin dejar de ser él mismo Con la vejez, el trabajo de Clint como artista ha afinado sus músculos sin perder potencia.

Hace dos años, a sus 88, estelarizó y dirigió ‘La Mula’, sobre un veterano transportista de un cártel mexicano, que volvió a hechizar a la prensa y el público. ¿Qué otra figura puede jactarse de seguir siendo un astro a su edad? Quien quiera retirarlo, que se bata a duelo con él. Si se atreve...

Claridad y naturalidad

Los actores mueren por trabajar a las órdenes de Clint Eastwood, y repetir, debido a que no se parece a otros directores.

“Muchas de las tomas que se utilizan en sus películas son primeras tomas. Con él, los ensayos se filman y a veces con el ensayo queda. Le gustan las cosas así, naturales, que no se ve la actuación”, dice Andy García.

“Con Clint, todo es ágil: llegas, haces tus tomas y estás listo para irte. Otros tienen pizarrones con cierto número de tomas. Clint sabe lo que necesita, trabaja de una manera sumamente efectiva”, agrega Jon Hamm.

Política

Clint Eastwood fue alcalde de Carmel by the Sea, la ciudad californiana en que vive, en 1986. Se le relaciona generalmente con el partido republicano, pero ha apoyado a candidatos demócratas.

Amante de la música

Fanático del jazz, ha compuesto la música para siete de sus filmes.

Sus canciones pueden escucharse de igual forma en diversas películas. Además, tiene editados cuatro discos.