Escaparate

Los hackers rusos están causando problemas más allá de Ucrania

Desde el comienzo de la invasión rusa de Ucrania, la guerra cibernética está teniendo un papel muy importante en ambos bandos.

El diario

viernes, 15 julio 2022 | 09:52

Desde el comienzo de la invasión rusa de Ucrania, la guerra cibernética está teniendo un papel muy importante en ambos bandos. Por una parte, los grupos de informáticos ucranianos, y diferentes colectivos internacionales como Anonymous, continúan haciendo todo lo posible para bloquear la propaganda rusa en internet y otros organismos del gobierno ruso. Mientras, los hackers de Rusia están en auge, y no solo contra las instituciones ucranianas, sino las de cualquier país que esté apoyando a Ucrania en el conflicto.

A diferencia de los hackeos llevados a cabo desde Ucrania, los de origen ruso son más indiscriminados y con frecuencia intentan vulnerar las cuentas de empresas privadas o ciudadanos particulares. El objetivo es obtener financiación ilegalmente con la que poder continuar con su guerra de expansión territorial. Esto significa que nadie en los países occidentales se encuentra a salvo frente a los ataques de los ciberatacantes rusos. Por eso, tanto las instituciones gubernamentales como las empresas y los usuarios individuales de internet deben redoblar sus esfuerzos para proteger sus cuentas online.

 

México es uno de los principales puntos de interés para los hackeos rusos 

México reúne numerosos requisitos para convertirse en uno de los principales países objetivo para los hackers rusos. En primera instancia, el gobierno de López Obrador terminó por

defender a Ucrania frente a la invasión de Rusia, a diferencia de lo que había hecho durante las primeras semanas de la invasión, en las que prefirió mostrar una posición neutral.

Este apoyo verbal a Ucrania, sumada a los paquetes humanitarios ofrecidos por México para ayudar a los afectados por la guerra, fue más que suficiente para que los hackers rusos decidieran incluir a México en su lista de objetivos. De hecho, México ya estaba en los planes de los ciberataques rusos desde hacía tiempo, como anticipó Anonymous en un comunicado emitido el pasado año alertando de un inminente hackeo ruso al INE.

Puede parecer que Rusia tendría más interés en priorizar los hackeos a países que se encuentran más cerca de sus fronteras como los países bálticos, Suecia o Finlandia, estos últimos como forma de represalia por su solicitud de ingreso a la OTAN. Pero el elevado número de empresas estadounidenses presentes en México, sumado a las pobres medidas de ciberseguridad de muchas de ellas, hace que este país suba muchos puestos en la lista y que debamos prepararnos para todo tipo de ciberataques en los próximos meses.

Las medidas de ciberseguridad que todos debemos adoptar

Es importante tener en cuenta que los ciberataques rusos no tienen demasiado en cuenta los sectores a los que pertenece una determinada empresa o el tipo de trabajo que tienen los usuarios de internet a los que pretenden hackear. Su tarea consiste sobre todo en conseguir fondos para la financiación de la guerra, así que cualquier cuenta ‘enemiga’ que pueda resultar vulnerable –ya sea que pertenezca a una gran empresa como Telcel o a un usuario particular– puede ser apetitosa si sus fondos resultan accesibles para los hackers.

Además, este suele ser también el gran objetivo de los hackers en general, así que, con independencia de tu postura sobre la invasión a Ucrania, estas son algunas de las principales medidas que debes adoptar si quieres proteger tus cuentas online:

  • Emplea una VPN para proteger tu IP. El uso de una VPN te permitirá navegar de manera privada en internet, cifrando la información que intercambias online y

enmascarando tu IP. Además, esto te protegerá frente a ciberataques DDoS. Si te preguntas ‘cuál es mi IP’, puedes consultarla utilizando diferentes herramientas para saber si se encuentra expuesta o no y verificar así la eficacia de tu VPN.

  • Establece contraseñas imposibles de adivinar. Las contraseñas que son demasiado fáciles o que ya usaste cien veces en otras tantas cuentas diferentes ya no son seguras. Cámbialas, encárgate de elegir una contraseña robusta única para cada una de tus cuentas. Puedes apoyarte en un gestor de contraseñas para hacerlo.
  • No guardes los datos de tu tarjeta de crédito. Al comprar online, muchas tiendas nos invitan a guardar los datos de nuestra tarjeta para facilitar nuestras próximas compras. No debes hacer esto, porque una filtración en sus servidores dejaría expuesta tu tarjeta. Introduce sus dígitos manualmente con cada compra para mantenerla a salvo.
  • Usa una tarjeta secundaria para tus compras. Si tienes más de una tarjeta bancaria, carga una cantidad reducida de dinero en una de ellas y úsala exclusivamente para comprar online. Si un hacker consigue vulnerar esta tarjeta, solamente podrá hacerse con una cantidad muy pequeña de dinero y tus ahorros quedarán intactos.