El Paso

Terrorismo en Navidad: estalla vehículo en Nashville

Capta video advertencia de que explosión era inminente; fue intencional: Policía

The Washington Post

sábado, 26 diciembre 2020 | 06:00

El vehículo recreativo (RV) que explotó en el Centro de Nashville la mañana de Navidad transmitió un mensaje desde un altavoz advirtiendo de una explosión inminente antes de que detonara, según la Policía, quien calificó el incidente como un “acto intencional”.

La explosión en el Distrito de las Artes de la ciudad destruyó los escaparates, esparció cenizas y escombros por las calles y envió al menos a tres personas al hospital con heridas no críticas, dijo la Policía.

En un video publicado en las redes sociales, que The Washington Post no ha verificado de forma independiente, se puede escuchar una voz que dice: “Esta área debe ser evacuada ahora. Si puede escuchar este mensaje, evacue ahora”. 

El mensaje fue seguido por el sonido de una explosión y el video de la escena callejera se tornó borroso.

El portavoz de la Policía de Nashville, Don Aaron, dijo a los periodistas que “había anuncios provenientes de la RV, ese es el alcance de lo que podemos decir en este momento”. Dijo que la Policía tomó en serio la advertencia y evacuó a las personas de una zona residencial.

“Creemos que esos oficiales salvaron vidas”, dijo.

Tres personas resultaron heridas, incluido un oficial que cayó al suelo, según la Policía. Aaron dijo que las fuerzas del orden “no conocen ningún otro peligro inminente para la ciudad” y agregó que perros detectores de bombas estaban peinando el área como medida de precaución.

Varios de los edificios tienen daños estructurales, dijeron las autoridades. La Policía no sabe si había alguien en la casa rodante cuando explotó, “así que no puedo decirles en este momento si alguien falleció”, dijo Aaron.

Las autoridades respondieron al área alrededor de las 6 a.m. hora local (5 a.m. en El Paso) después de recibir un informe de disparos en Second Avenue North.

Cuando llegaron, dijo Aaron, no vieron ninguna evidencia inmediata de disparos, pero encontraron una casa rodante “sospechosa” estacionada cerca de un edificio de transmisión de AT&T, escucharon el mensaje de transmisión proveniente del vehículo y llamaron al escuadrón de bombas de la Policía.

Los oficiales fueron de puerta en puerta, pidiendo a los residentes que evacuaran, incluso regresando a un hombre que estaba paseando a su perro, dijo Aaron. Momentos después, alrededor de las 6:30 a.m., el RV explotó cerca de la intersección de Second Avenue North y Commerce Street, rompiendo ventanas, letreros y puertas de garaje y enviando una bola de llamas de color naranja brillante al cielo.

Kim Madlom, que vive en el edificio al otro lado de la calle de donde ocurrió la explosión, dijo que el sonido de los disparos la despertó un poco antes de las 5:30 a.m. y llamó al 911. Cuando el sonido se repitió en el mismo patrón, pensó que había sido una grabación, dijo.

“Fue como si lo estuvieran disparando justo al lado de tu cabeza”, dijo Madlom a The Washington Post. “Fue irrealmente ruidoso en retrospectiva, y fue exactamente el mismo patrón las tres veces”.

Mirando por la ventana del tercer piso, la mujer de 59 años dijo que podía ver una casa rodante estacionada al otro lado de la calle. Lo describió como un vehículo de color claro del tamaño de un autobús pequeño que parecía tener al menos un par de décadas.

Mientras inspeccionaba la escena, una voz resonó desde el RV: “Decía: ‘Este vehículo tiene una bomba, debes evacuar el área’”.

Luego comenzó un mensaje de cuenta regresiva, que le decía a la gente que tenían 15 minutos para irse, dijo Madlom. Hasta ese momento, Madlom y sus tres familiares habían debatido si debían huir. “Eso fue lo que nos hizo ir”, dijo.

Se subieron a un ascensor mientras la casa rodante emitía una advertencia de 11 minutos y luego se apiñaban en su automóvil para vigilar desde una distancia segura. Después de unos 20 minutos, no hubo explosión. Pensando que todo el episodio fue una “broma enfermiza”, dijo Madlom, regresaron.

El RV detonó justo cuando doblaban la esquina de regreso a 2nd Avenue, según Madlom.

“Fue la columna de fuego más grande que se disparó”, dijo. “Pudimos ver eso desde la calle. Nos quedamos impactados”.

Desde una cuadra de distancia, pudieron ver que las ventanas traseras de su edificio estaban voladas. De alguna manera, dijo Madlom, su árbol de Navidad todavía estaba encendido. Los bomberos pronto llegaron y les dijeron que despejaran el área.

Madlom, que trabaja como administradora de propiedades vacacionales y recepcionista en un hospital, dice que ella y su familia ahora se están hospedando en un hotel local, procesando lo sucedido y contando sus bendiciones. Su edificio está muy dañado y no saben qué pertenencias, si las hay, podrán recuperar. Pero están agradecidos de que no hayan sufrido daños físicos.

“Casi no nos lo tomamos en serio. Quienquiera que hizo esto ciertamente tenía la intención de que todos nos fuéramos”, dijo Madlom.

La Policía dijo que la unidad de dispositivos peligrosos del departamento se dirigía al área cuando ocurrió la explosión.

“Creemos que la explosión fue un acto intencional”, dijo a los periodistas Aaron.

Tres personas fueron trasladadas al hospital, dijo el portavoz del Departamento de Bomberos de Nashville, Joseph Pleasant.

“Ninguna de esas personas en este momento está en condición crítica”, dijo. “No tenemos lesiones importantes qué informar”.

Las fotos y videos de la escena mostraron vidrios rotos, tiras de metal, ramas de árboles y otros escombros esparcidos por la calle, que alberga edificios de oficinas y una hilera de bares, restaurantes y clubes nocturnos.

La explosión interrumpió el servicio telefónico e Internet en el área durante todo el día.

“El servicio para algunos clientes en Nashville y áreas circundantes puede verse afectado por los daños a nuestras instalaciones por la explosión de esta mañana”, tuiteó AT&T por la tarde. “Estamos en contacto con la Policía y trabajando lo más rápido posible para restaurar el servicio”.

El agente especial supervisor Joel Siskovic dijo que el FBI está dirigiendo la investigación, trabajando con las autoridades estatales y locales. Se negó a decir si había sospechosos.

“Lo principal en este momento es la seguridad pública para asegurarse de que se tenga en cuenta a todos en el área circundante y, al mismo tiempo, garantizar que la ciudad en sí esté a salvo de cualquier otro incidente potencial”, dijo Michael Knight, portavoz de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos en Nashville, que también está investigando el incidente.

Los investigadores están trabajando para crear una línea de tiempo de los eventos antes y después de la explosión, dijo Knight.

El alcalde de Nashville, John Cooper, dijo que había recorrido el lugar y describió que vidrios rotos y escombros habían sido arrojados a los árboles.

“Parece que estalló una bomba en la Segunda Avenida”, dijo, al tiempo que advirtió a la gente que no debe sacar conclusiones prematuramente.

“No es así como alguien quería pasar la mañana de Navidad”, dijo a los periodistas. “Tenemos mucha suerte de que no haya más lesiones”.

“Un evento más en el 2020 de Nashville”, agregó.

La explosión se sintió en las instalaciones residenciales cercanas, incluido un albergue y un edificio de condominios llamado Exchange Lofts. Sin embargo, debido a la pandemia de coronavirus y la Navidad, había muchas menos personas en esos edificios de lo habitual.

Las ventanas y las puertas del albergue, una residencia de bajo costo para los viajeros, volaron y el puñado de huéspedes fue evacuado. En los lujosos Exchange Lofts, donde los condominios suelen ser propiedad de ejecutivos de empresas como segundas residencias, una cámara de seguridad registró el impacto de la explosión en una unidad propiedad del ejecutivo musical Aaron Trevethan.

En el video, la tranquila escena de sofás y sillas colocados alrededor de un televisor de pantalla plana se ve repentinamente interrumpida por el sonido de una explosión, que envió brillantes destellos de luz a través de las ventanas, hizo que cayeran escombros del techo y provocó un balanceo, efecto que fue capturado por la cámara.

Trevethan, quien se encontraba en su casa de California cuando fue alertado temprano en la mañana de Navidad sobre la explosión, dijo que es difícil saber el alcance del daño porque “todo tembló mucho”.

El gobernador de Tennessee, Bill Lee, un republicano, dijo en un tuit que “proporcionaría todos los recursos necesarios para determinar qué sucedió y quién fue el responsable”. Agradeció a los socorristas y pidió a los habitantes de Tennessee que se unieran a él y a su esposa “para orar por los heridos”.

El Departamento de Justicia dijo en un comunicado que el secretario de Justicia interino, Jeff Rosen, había sido informado sobre el incidente y había “ordenado que todos los recursos del Departamento de Justicia estén disponibles para ayudar en la investigación”.

Horas después de que ocurriera la explosión, el presidente Donald Trump abandonó su resort de Mar-a-Lago y se dirigió al Trump International Golf Club en West Palm Beach. El presidente pasó al menos tres horas en el club, su segundo día consecutivo allí desde que llegó a Florida para las vacaciones.

Trump no comentó sobre la explosión, aunque la Casa Blanca dijo que estaba monitoreando la situación.

“El presidente Trump ha sido informado sobre la explosión en Nashville, Tennessee, y seguirá recibiendo actualizaciones periódicas”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Judd Deere, en un comunicado. “El presidente está agradecido por los increíbles socorristas y orando por los heridos”.

La Casa Blanca ha dicho que Trump pasa su tiempo en Florida participando en llamadas y reuniones, aunque los funcionarios no han proporcionado ningún detalle sobre sus actividades.

El presidente electo Joe Biden fue informado sobre la explosión, según su oficina.

“El presidente electo y la doctora Biden agradecen a todos los socorristas que trabajan hoy en respuesta al incidente”, dijo la oficina de Biden en un comunicado, “y desean una pronta recuperación a los heridos”.