El Paso

S.O.S.: banco de alimentos suplica por voluntarios

Las necesidades han aumentado con la reciente afluencia de inmigrantes a la comunidad

Alex Hinojosa/El Paso Matters / Sirve a la inseguridad alimenticia de la región

Alex Hinojosa/El Paso Matters

viernes, 23 septiembre 2022 | 06:00

La mayoría de los días, la fila de automóviles frente al banco de alimentos El Pasoans Fighting Hunger (EPF) comienza en su estacionamiento y continúa durante aproximadamente media milla por la carretera, pasa la señal de alto en Plaza Circle y Americas Avenue, y llega a Joe Battle Boulevard.

A medida que pasan las horas, la fila no se acorta. A veces la espera puede ser de hasta dos horas.

Hace un año, ayudar a todas esas familias era fácil ya que decenas de voluntarios ayudaron al personal del banco de alimentos. Hoy, es una lucha debido a la falta de voluntarios, según los funcionarios del banco de alimentos que están haciendo un llamado público para que regresen los voluntarios.

“Es increíblemente difícil lograr que la gente regrese aquí”, dijo Lonnie Valencia, directora de comunicaciones del banco de alimentos. “Antes del Covid, teníamos un personal voluntario saludable. Llegó el Covid y destruyó todo lo que teníamos para el programa porque nadie podía ser voluntario”.

El banco de alimentos tiene entre 70 y 80 empleados en un momento dado, a menudo dependiendo de los fondos disponibles. Para manejar la demanda diaria en lo que es el tercer banco de alimentos más grande de Estados Unidos, los funcionarios estiman que se necesitan unos 80 voluntarios por día. 

Últimamente, sólo un puñado ha venido como voluntario. Durante una semana de agosto, sólo se programaron 22 voluntarios.

Las necesidades del banco de alimentos también han aumentado con la reciente afluencia de inmigrantes a la comunidad, dijo Valencia.

El banco de alimentos se ha asociado durante mucho tiempo con iglesias y refugios como la Casa Anunciación, que se han visto abrumados por los inmigrantes. Más recientemente, los empleados y voluntarios han dedicado horas extra para ayudar a alimentar a las personas en el centro de procesamiento de migrantes de la Ciudad y preparar almuerzos para los migrantes liberados en las calles del Centro, dijo Valencia.

“Nadie debería pasar hambre”, dijo. “Están en nuestra área de servicio, a menudo tienen hambre y necesitan alimentos. Los vamos a alimentar”.

El año pasado, la Guardia Nacional de Texas, que intervino para ayudar, alivió la escasez de voluntarios. También se enviaron voluntarios de AmeriCorps y las organizaciones sin fines de lucro Get Shift Done, Team Rubicon y Workforce Solutions Borderplex para ayudar.

Sin embargo, en agosto de 2021, el gobernador Greg Abbott reasignó las tropas que estaban ayudando en el banco de alimentos al Valle del Río Grande y sus alrededores para ayudar al Departamento de Seguridad Pública de Texas en su controvertida iniciativa de seguridad fronteriza. A fines de septiembre de 2021, todas las tropas habían abandonado el banco de alimentos de El Paso.

Desde entonces, el banco de alimentos tuvo que cerrar una de sus mega despensas, recortar horarios en otros sitios y eliminar programas. El 23 de agosto, el programa Food FARMacy para adultos mayores del banco de alimentos cerró sus puertas hasta nuevo aviso. Food FARMacy para personas mayores se parecía a una tienda de comestibles y proporcionaba alimentos a personas mayores de bajos ingresos, sirviendo a 450 familias por día.

Los factores que contribuyeron a su cierre incluyeron la gran demanda, la falta de financiación y la escasez de voluntarios, así como el aumento de los precios de los alimentos. El personal tuvo que viajar más lejos y pagar más por la comida y la gasolina. La escasez de alimentos también hizo que el banco de alimentos compitiera con otros en el país por más dinero y recursos.

“Sin los voluntarios, es muy difícil seguir avanzando”, dijo Valencia. “El poco personal que tenemos ahora en el mercado está ayudando con las cajas de emergencia y la entrega”.

El banco de alimentos actualmente distribuye alimentos fuera de las instalaciones estilo mercado, donde las personas estacionan sus autos, toman un carrito de compras, hacen fila y eligen una cantidad selecta de artículos ellos mismos.

“No teníamos suficientes manos para poder repartir cosas preempacadas y ponerlas en los autos”, dijo.

Los voluntarios del banco de alimentos clasifican las donaciones, empaquetan cajas y preparan bolsas de alimentos. El banco de alimentos compra alimentos en libras, y esos alimentos no son envasados. Una bolsa grande de Apple Jacks se eleva sobre Valencia mientras explica el proceso.

“Mucha gente piensa que ya tenemos la comida ordenada cuando la compramos”, dijo Valencia. “Pero algo como estos Apple Jacks vienen sin empaquetar. Entonces, si tuviéramos a los voluntarios aquí, tendríamos gente llenando cajas, y todos tienen una estación y pondrían cosas en la caja”, dijo. “Normalmente también tendríamos a un empleado ayudando”.

Dentro del almacén, una gran sala con grandes contenedores llenos de alimentos donados por empresas y la comunidad permanece vacía.

“Tenemos un voluntario que viene y clasifica todo esto”, dijo. “Pero se necesita más de una persona con seguridad”.

El banco de alimentos también distribuye alimentos a las iglesias y otras despensas de la Ciudad y el Condado, dijo Valencia.

Alfredo Ortega, presidente entrante de la Sociedad de San Vicente de Paúl de la Iglesia Católica de San Lucas, dijo que su número de voluntarios es saludable pero no requiere tantos como el banco de alimentos, que más grande.

Su despensa se convirtió en un mega sitio de despensa de alimentos al comienzo de la pandemia cuando EPF se acercó a ellos con la idea. Los alimentos para la mega despensa provienen principalmente de El Pasoans Fighting Hunger.

“No tenemos un ejército de voluntarios, pero tenemos suficientes voluntarios para hacer el trabajo”, dijo Ortega.

Los funcionarios de El Pasoans Fighting Hunger dijeron que aproximadamente 1,300 familias vienen cada día. Valencia dijo que esto supera con creces los números reflejados antes de la pandemia, cuando alrededor de 400 hogares por semana recogían alimentos del banco de alimentos y el número de voluntarios era saludable.

En 2019, el banco de alimentos atendió a poco más de 55 mil 500 hogares. Los últimos datos de 2021 muestran que el banco de alimentos atendió a más de 239 mil.

La tarde de agosto 26, cuatro voluntarios y un miembro del personal se movieron de un lado a otro para alinear varios carritos de compras. El trabajo nunca termina ya que el personal y los voluntarios monitorean las mesas y los clientes para asegurarse de que todos estén tomando la cantidad permitida y no más. En el interior, unos 10 voluntarios prepararon cajas de comida.