El Paso

Recuerda obispo Seitz a ‘olvidados’ y migrantes

Al retornar a las misas presenciales, en ocasión de las fiestas navideñas, el titular de la Diócesis Católica pidió atender a los menos favorecidos al celebrar el nacimiento de Jesús

Roberto Carrillo Arteaga / El Diario de El Paso

sábado, 26 diciembre 2020 | 06:00

Las misas presenciales regresaron a las iglesias de la Diócesis Católica de El Paso, en ocasión de la Navidad, y en ellas el obispo Mark Seitz hizo un llamado para atender las necesidades de los olvidados, los que no tiene hogar y los migrantes varados en las fronteras.

Conforme a las restricciones que supone el Covid-19, la misa de Navidad tuvo lugar la noche del 24 de diciembre, con menos del 25 por ciento de la capacidad de la Catedral de San Patricio, pero con la transmisión vía televisiva y por Internet a los fieles.

“En esta noche hay algunos que buscan tomar o drogarse para olvidar sus penas, otros que dicen que es tiempo de fiesta y despreocupación, de romper las restricciones, otros incluso con odio y celos, pero ellos estarán tristes antes de que la noche termine”, dijo Seitz sobre la manera en que algunos viven la noche del nacimiento de Jesús.

Mediante las medidas de sana distancia y el uso de tapabocas, la celebración eucarística de víspera de la Navidad se llevó a cabo con un sentimiento de reflexión.

El acto litúrgico se convirtió en un símbolo después de más de 10 meses de resiliencia ante la pandemia, hecho que fue destacado por el obispo católico.

“Mientras algunos buscan romper las restricciones de permanecer en casa, hay otros que tratan de dormir, pero es difícil cuando no hay nada que los proteja del frío de la noche”, destacó el obispo católico al dirigirse a la grey católica de la región fronteriza.

“Los olvidados, la gente sin nombre y que no tiene un hogar, o aquellos inmigrantes que están en nuestra hermana Ciudad Juárez que huyeron de sus hogares sólo para encontrarse estancados en tierra de nadie, ya que no pueden seguir adelante o regresar”, destacó el prelado, enumerando la problemática que ha cundido por la crisis migratoria, que precedió a la de salud.

Seitz oró por aquellos que no tienen la fortuna de contar con una buena salud, que tienen que pasar sus días y noches en solitario, ya sea en la cama de un hospital o pendientes de sus familiares enfermos, lejos de ellos.

“Hay otros que están teniendo noches en vela en hospitales de nuestra ciudad, batallando contra el Covid, mientras sus familias en casa tratan de descansar, sin poder dormir”, recalcó.

Sin embargo, como cada noche de Navidad, la esperanza resurge con la celebración del nacimiento de Jesús, el hijo de Dios, señaló el obispo.

“En esta noche no sólo las fuerzas del mal están en actividad, en esta noche también Dios está trabajando calladamente, sin ser visto por el mundo, ya que en el pequeño pueblo de Belén ha nacido un niño en un establo, y en este niño vive la esperanza santa que vencerá a la oscuridad, para restaurar la humanidad y que podemos amar verdaderamente a nuestros hermanos y hermanas con el amor verdadero que Él nos ha enseñado”, afirmó.

Misas presenciales

Mientras existe una orden de toque de queda en vigor, que se implementó del 23 al 26 de diciembre, y del 30 de diciembre al 4 de enero del 2021, hasta el momento la celebración de las misas sigue su curso de forma normal.

“Hasta el momento todo sigue igual, pero si vemos que hay alguna inclinación al alza en los números de casos de Covid veremos entonces qué vamos a decidir”, informó Fernie Ceniceros, vocero de la Diócesis Católica de El Paso.

El horario del toque de queda es de las 10 de la noche a las 5 de la mañana del día siguiente en los días marcados, con el fin de inhibir contagios de Covid-19 en la región.

Debido a una disminución en la cantidad de casos de Covid-19 y la baja en la cantidad de hospitalizaciones, las iglesias católicas han abierto sus puertas a partir del 24 de diciembre de 2020, pero sólo con el 25 por ciento de su capacidad de ocupación.

La transmisión de las misas en vivo estará disponible por Internet para quienes prefieran no asistir a los templos.

“Todos los católicos de la Diócesis de El Paso quedan exentos de la obligación de asistir a misa los domingos y otros días santos de obligación”, dijo el obispo Seitz sobre la medida que busca alimentar la fe, pero a la vez para aliviar la crisis de salud que cunde debido a la pandemia.