El Paso

Otra vez, celebra Texas con Covid

Nueva variante arruina planes de fin de año, cancela reuniones y revive la urgencia de pruebas en el estado

Cassandra Pollock/Brian López/Uriel J. García / The Texas Tribune

sábado, 25 diciembre 2021 | 06:00

La tradición de Brandy Thompson de pasar la Navidad con la familia se ha derrumbado este año.

Durante los últimos días, tres miembros de la familia de Thompson dieron positivo por el virus. Su madre de 77 años, que tiene cáncer de mama extendido por otras zonas del cuerpo, fue la más reciente.

“Todos hemos pasado dos años sin tener Covid y de repente explotó”, dijo Thompson, una jubilada de 50 años que vive cerca de Liberty, en las afueras de Houston. “Esto ha estropeado todo”.

En todo el estado y el país, la variante ómicron de Covid-19 ha cambiado drásticamente la temporada navideña para muchos, con algunos planes cuestionados con sus seres queridos y otros que los han cancelado por completo.

Después de casi dos años de vivir la vida durante una pandemia, muchos texanos pensaron que la primera temporada navideña después de que las vacunas estuvieran ampliamente disponibles sería relajante y llena de amigos y familiares. Pero para familias como la de Thompson, hasta ahora ha incluido luchar por las pruebas de Covid, retrasar los planes y preocuparse por los familiares que han estado expuestos al virus o que ya dieron positivo. (Cassandra Pollock/Brian López/Uriel J. García)

La evidencia preliminar sugiere que ómicron puede ser más suave pero se propaga más rápido, en comparación con la variante Delta. 

Los expertos médicos esperan que las personas que hayan sido completamente vacunadas y que hayan recibido recientemente una vacuna de refuerzo aún estén mucho mejor protegidas contra enfermedades graves o la muerte. 

Aun así, los investigadores médicos están tratando de determinar qué tan graves son las infecciones relacionadas con ómicron para las personas no vacunadas o incluso para las que se vacunaron menos recientemente.

Sólo unos días antes de Navidad, las personas se hacen la prueba antes de viajar o ver a su familia. Algunos no han estado expuestos al virus, pero se están probando por precaución, especialmente con la variante ómicron que se está extendiendo rápidamente.

Si bien toda su familia está completamente vacunada, Thompson dijo que un pariente cercano fue el primero en la familia en dar positivo por el virus hace unas dos semanas, pero ese ser querido fue puesto en cuarentena y no se lo transmitió a otros miembros de la familia.

Pero, después de una reunión familiar el sábado, un pariente joven dio positivo por el virus después de que alguien de su escuela lo contrajera, dijo Thompson. Poco después llegó el resultado positivo de la prueba de la madre de Thompson, a quien hasta ahora le está yendo bien.

Aun así, Thompson dijo en una entrevista con The Texas Tribune que algunas tradiciones familiares, como cocinar sopa en Nochebuena, han sido canceladas. Y aunque Thompson dijo que ha dado negativo al virus dos veces hasta ahora, una el lunes y otra el martes, todavía no está claro si sus propios hijos adultos vendrán a su casa para las festividades. Ella planeaba tomar una tercera prueba en algún momento del miércoles pasado. “Es muy extraño cómo toda nuestra familia se está desmoronando en este momento”, dijo Thompson.

Temor a infectar

La nueva variante se detectó en Texas por primera vez a principios de este mes. Desde entonces, los brotes y el creciente número de casos se han relacionado con la última cepa. Si bien las hospitalizaciones en la mayor parte del estado hasta ahora se han mantenido relativamente bajas, los expertos en salud dicen que temen que el sistema de atención médica se vea abrumado por los casos causados por ómicron en unas semanas.

En Austin, Chuck McDonald está preocupado por infectar a su madre de 85 años durante los días festivos.

McDonald, que trabaja para el departamento de alojamiento y comedor de la Universidad de Texas en Austin, dijo que le preocupa el aumento de casos en el campus la semana pasada antes de que los estudiantes regresaran a casa. Aunque tanto él como su madre están completamente vacunados, dijo McDonald, no quiere correr el riesgo de transmitirle el virus.

“A su edad, una enfermedad menor podría convertirse en algo mayor”, dijo McDonald al Tribune el martes, y agregó que planeaba tomar una prueba el miércoles antes de aislarse hasta que se vaya a visitar a su madre, que está a unas dos horas en auto.

“Uso mi máscara en el trabajo y cuando voy a H-E-B o donde sea, es tan molesto que tanta gente no crea que incluso este simple acto vale la pena el esfuerzo para evitar que otros se enfermen”, dijo McDonald.

 Prueba antes de festejar

En El Paso, Albert Rangel, de 49 años, estaba siendo examinado el martes por la tarde. Dijo que su madre de 68 años, que es prediabética, quería que él se hiciera la prueba antes de que llegara a su casa la noche de Navidad para cenar.

Dijo que actualmente no tiene ningún síntoma, pero “es mejor ir a lo seguro”, dijo.

Rangel, quien está vacunado, dijo que canceló la cena del Día de Acción de Gracias porque su novia había dado positivo por el virus unos días antes. Como estaba con su novia cuando ella tuvo los síntomas, no se unió al resto de la familia para la cena de Acción de Gracias, a pesar de que dio negativo en la prueba. Dijo que sospechaba que la vacuna lo ayudó a evitar contraer el virus.

“Da miedo”, dijo. “Espero que todo esto desaparezca pronto”.

Sin fiesta en San Antonio

Mientras tanto, en San Antonio, Lisa Martínez dice que este año no celebrará la Navidad como pensaba. Algunos miembros de su familia iban a venir, pero su hija dio positivo el domingo.

Así que ella y su hija han estado atrapadas en una habitación durante los últimos cuatro días, apartadas de su madre y su hijo, quienes son personas de alto riesgo.

“Estoy decepcionada”, dijo. “Yo misma he bajado un poco la guardia”.

Martínez se hizo la prueba en un sitio de pruebas rápidas Covid-19 de San Antonio el martes. Como ha estado con su hija, está casi segura de que tiene el virus.

Sus planes para las festividades ahora consisten en cuidar a su hija y asegurarse de que los otros miembros de la familia de alto riesgo no se expongan.

Diana García, otra residente de San Antonio, se hizo la prueba el martes porque tiene resfriado. En cualquier otro año sin Covid, dijo García, probablemente habría tomado un medicamento de venta libre y habría reanudado sus actividades normales.

Pero debido a que sus planes consisten en viajar a su ciudad natal de McAllen y estar rodeada de mucha gente, quería asegurarse de no tener el virus.

La pandemia casi ha vuelto paranoica a la gente, dijo. Uno de los mayores desafíos que enfrenta la pandemia es preguntarse si viaja, ¿enfermará a alguien? ¿Va a estar bien su familia?

“Todo da un poco de miedo”, dijo García.

Celebrar hasta enero

Al Noreste de Houston, dijo Thompson, dado el diagnóstico de cáncer de mama de su madre, la familia espera celebrar la festividad en enero.

“Cada visita con ella es importante”, dijo Thompson. “Nunca se sabe cuándo es la última Navidad que podría tener”.

Thompson también es optimista de que ómicron será una de las últimas variantes del virus, y si surgen variantes futuras, podrían ser menos graves.

“Ojalá ómicron sea el final”, dijo. “Creo que eso es lo que probablemente sucederá: terminará siendo una versión diluida de sí mismo”.