El Paso

Madres de bajo ingreso, víctimas de la escasez

Pagan cientos de dólares de su bolsillo por un producto de primera necesidad que cubre por lo general un subsidio

The Texas Tribune / Nataly y su hijo

Jason Beeferman / The Texas Tribune

domingo, 15 mayo 2022 | 06:00

Austin— Todos los días, Ashley Beattie y su prometido pasan horas conduciendo por el Condado de Bell en busca de fórmula para bebés para alimentar a su hijo de ocho meses. Primero H-E-B, luego Walmart, luego Target. Ella busca hasta que puede encontrar algo.

El martes, un amigo le alertó de que había ocho latas de Enfamil Gentlease en un Sam’s Club cercano. La marca significó que Beattie, una de las casi 200 mil mamás de Texas cuyos ingresos más bajos la califican para que sus compras de fórmula se paguen a través del programa Texas Women, Infant and Children, o WIC, tuvo que calcular rápidamente cuánto rebasaría esa compra su presupuesto… otra vez.

“Me siento estresada”, dijo Beattie. “Es difícil, es mucho dinero que se está sacando del bolsillo”.

Desde febrero, los padres de todo el país han estado lidiando con escasos suministros de fórmula para bebés después de que Abbott Nutrition, uno de los cuatro principales fabricantes de fórmula para bebés de Estados Unidos, emitió un retiro del mercado ese mes debido a la contaminación bacteriana que resultó en el cierre de su planta en Sturgis, Michigan. 

El cierre y el retiro han afectado fuertemente los inventarios de fórmula de los minoristas. Muchas familias han recurrido a sus redes sociales para ayudar a localizar tiendas con fórmula.

Texas se está viendo particularmente afectado con el 52 por ciento de la fórmula para bebés agotada a partir del 1 de mayo, la tercera peor en la nación según la empresa de software Datasembly. 

Tanto Houston como San Antonio se encuentran entre las áreas metropolitanas de Estados Unidos más afectadas por la escasez, y Houston es la segunda peor a nivel nacional con una tasa de desabasto del 52.5%, dijo la firma de datos.

Pero para las mamás que dependen de WIC como Beattie, el problema es aún peor. Similac, fabricado por Abbott, fue la marca que inicialmente le dijeron que comprara con su tarjeta WIC de Texas. Aunque el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHSC) de Texas agregó 75 opciones de fórmulas estándar alternativas dentro de la primera semana después del anuncio del retiro de Abbott en febrero, la noticia no ha llegado a los usuarios de WIC contactados por The Texas Tribune.

A la confusión se suma el hecho de que a las madres de diferentes condados se les ofrece orientación diferente sobre lo que pueden comprar con sus tarjetas WIC emitidas por el Estado. Eso se debe a que, según la HHSC, las oficinas locales de WIC les dicen a sus clientes qué comprar según los niveles de suministro local.

Y aunque el Estado ha relajado lo que las mamás de WIC pueden comprar a través del programa, ampliando la lista de fórmulas a 90 marcas, ese no es el mensaje que algunas mamás reciben de sus oficinas locales. Así que toman lo que pueden encontrar y lo pagan ellas mismas.

Para Beattie, eso significó que el martes tomó las latas disponibles de Enfamil Gentlease que encontró en Sam’s Club. Ella calcula que ha estado gastando casi 500 dólares al mes en fórmula y ha tenido que reducir los otros alimentos de su familia. A veces, dice que encuentra una de las marcas cubiertas por WIC, pero siempre es en un tamaño más grande que las 20 onzas que el Estado le ha dicho que compre.

“Desearía que hubiera una forma más barata de hacer esto, pero no la hay”, dijo Beattie.

Para las madres de bajos ingresos en todo Texas, el nuevo gasto llega en un momento de inflación creciente, cuando los presupuestos familiares ya están bajo presión por el aumento de los costos de los alimentos y los precios de la gasolina.

“Este es el peor momento para esta situación”, dijo Rachel Cooper, analista principal de políticas de Every Texan, el grupo político de tendencia izquierdista. “Esto sería complicado y confuso sin importar qué, pero cuando los precios de los alimentos en general están por las nubes, la capacidad de WIC para cubrir la fórmula se vuelve aún más importante”.

Iniciado como piloto en 1972 y convertido en permanente dos años después, el Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Infantes y Niños (WIC) fue diseñado para ofrecer asistencia nutricional a las madres con niños menores de cinco años. 

Hoy, WIC, financiado por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, atiende a aproximadamente la mitad de todos los bebés nacidos en los Estados Unidos, según un informe de 2018. A nivel nacional, los participantes de WIC compran aproximadamente la mitad de toda la fórmula infantil, dijo el jueves la administración Biden.

Los hogares deben cumplir con ciertos umbrales de salario para calificar para Texas WIC. Por ejemplo, un hogar de Texas de tres con un ingreso bruto anual de $40 mil 626 califica para el programa.

La portavoz de la Comisión de Salud y Servicios Humanos de Texas, Tiffany Young, le dijo al Tribune que los empleados de WIC en Texas han estado en comunicación constante tanto con las familias a las que atienden como con las clínicas locales de WIC sobre las reglas cambiantes de compra de fórmula.