El Paso

El Paso, vulnerable a amenazas en escuelas

Indaga FBI a nivel local tendencia que se ha dado en EU

Ivanna Leos / El Diario de El Paso

domingo, 26 diciembre 2021 | 06:00

Cierres de emergencia, amenazas de disparos y vandalismo movilizaron a las escuelas de esta región en el 2021 con numerosos incidentes que involucraron a las autoridades policiacas y de seguridad.

De acuerdo con Jeanette Harper, portavoz del FBI del Sector El Paso, en los últimos meses, el FBI y las fuerzas del orden de todo el país han investigado una serie de amenazas falsas de violencia dirigida contra escuelas y otros lugares públicos.

“Todos lo hemos visto en esta comunidad, especialmente hace unos años, con las amenazas hacia Walmart. Hace algunos meses ocurrieron amenazas hacia algunas de nuestras escuelas locales aquí en El Paso y en el área de Odessa”, dijo Harper.

Uno de los incidentes ocurrió el pasado 4 de junio por un reporte de disparos que provocó el cierre de la escuela primaria Travis ubicada en el Centro.

De acuerdo con las autoridades, los hechos ocurrieron alrededor del mediodía cuando la Policía notificó a la escuela sobre los disparos reportados en la cuadra 3800 de Johnson Avenue.

 Según un portavoz del Distrito Escolar Independiente de El Paso (EPISD), todas las actividades al aire libre se trasladaron al interior para mantener a los estudiantes alejados de la situación.

“Se necesita la ayuda de toda la comunidad y los recursos de las fuerzas del orden público para abordar este tema. Las amenazas no son una broma, muchas personas las publican allí y luego, cuando fueron entrevistadas por la Policía, dicen que sólo era un pensamiento, era sólo una broma”, agregó Harper.

Hasta hace un mes, en noviembre, la Parkland High School y Parkland Pre-K en el Noreste de la ciudad, también tuvieron un ‘lockdown’ (cierre de emergencia) debido a un reporte de un hombre armado.

De acuerdo con autoridades, el reporte registrado después de las 8:00 a.m. se trataba de una amenaza contra un estudiante por parte de “otro individuo”, por lo que se convocaron unidades de la Policía y ambas escuelas se pusieron bajo resguardo.

Las escuelas se encuentran ubicadas en la cuadra 5932 de Quail Avenue en el Noreste de El Paso.

Funcionarios del Distrito Escolar Independiente de Ysleta (YISD) enviaron una notificación a los padres de familia para informar lo sucedido y autoridades policiacas pidieron mantenerse alejados del área.

El cierre se levantó alrededor de las 10:15 a.m. y la Policía confirmó la búsqueda del sujeto.

 Al mediodía, EPPD dijo que se trataba de un hombre identificado como Pablo Issac Paredes, 23 años de edad, quien luego fue arrestado.

Harper explicó que emitir una amenaza, incluso a través de las redes sociales, por mensaje de texto o por correo electrónico, es un delito federal.

“Aquellos que publican o envían estas amenazas pueden recibir hasta cinco años en una prisión federal, o pueden enfrentar cargos estatales o locales”, comentó.

“Con un comentario irreflexivo en las redes sociales, los jóvenes corren el riesgo de comenzar su vida adulta en prisión y ser etiquetados para siempre como delincuentes”, añadió.

Finalmente, el 18 de noviembre decenas de escuelas fueron puestas en un ‘lockdown’ tras registrarse una amenaza potencial proveniente de un hombre con “tendencias suicidas”, sin embargo, luego se descubrió que la llamada era falsa.

Fue la Universidad de Texas en El Paso (UTEP) la primera que anunció el cierre tras recibir un reporte por parte de la Policía en el que se sostenía que un hombre armado se dirigía al campus. Fue así como se le pidió a estudiantes, maestros y personal no llegar al campus hasta que la amenaza fuera neutralizada. Al cierre se unió el Distrito Escolar Independiente de El Paso y el de Canutillo.

El FBI asegura que las amenazas de engaño perturban a las escuelas, desperdician recursos limitados de las fuerzas del orden y ponen a los primeros en responder en un peligro innecesario.

 “Además de las consecuencias para las personas que emiten amenazas, también existe un costo social significativo. Los organismos encargados de hacer cumplir la ley tienen recursos limitados y responder a las amenazas de engaño desvía a los oficiales y les cuesta a los contribuyentes. Las amenazas también pueden causar una gran angustia emocional a los estudiantes, al personal escolar y a los padres”, se lee en una declaración del FBI.

En ese entonces, algunos estudiantes de la universidad manifestaron su preocupación ante la situación, siendo que el pasado miércoles se registró un apuñalamiento cerca del área y el jueves un incidente más volvió a ocurrir con la seguridad de la zona.

“Te da miedo porque te llegan las alertas, pero no te dan más detalles. No te dicen qué sucedió o si ya agarraron a la persona”, dijo Cindiley Ojeda, estudiante de UTEP.

 “Nos da preocupación no saber qué pasa. Ahorita ya está más preocupante. Siento que esto es muy de la cultura americana. Quiero decir, en México no pasas por estas cosas. Las razones por las que se cancelan clases son muy diferentes y da miedo”, aseguró.