El Paso

Con pancartas, se plantan en el Condado exigiendo justicia

A un año de la desaparición y muerte de la madre de familia, parientes y amigos claman que se revoque la decisión del juez de disminuir la fianza al presunto asesino.

Jaime Torres / El Diario de El Paso / A un año de la desaparición y muerte de la madre de familia, parientes y amigos claman que se revoque la decisión del juez de disminuir la fianza al presunto asesino.

Jaime Torres / El Diario de El Paso

domingo, 09 agosto 2020 | 06:00

Clamando justicia y exigiendo que el presunto homicida de Érika Andrea Gaytán permanezca en la cárcel y sea revocada la reducción de la fianza impuesta por el juez, de un millón a 250 mil dólares, familiares y amigos de la mujer paseña desaparecida y asesinada en julio del 2019 realizaron el viernes una protesta pacífica frente al edificio del Condado.

A un año del crimen y con pancartas en mano en las que expresaban su repudio por el artero asesinato de la madre de familia, que dejó en la orfandad a un hijo, sus seres queridos se preguntan: “¿Dónde está Érika Gaytán? ¿Dónde se enterró su cuerpo? ¿Por qué te hizo tanto daño?”

“Estamos exigiendo que se revoque la decisión del juez porque redujo mucho la fianza y no es justo que ese hombre recupere su libertad porque va a huir de la ciudad para eludir su responsabilidad”, afirmó Guadalupe Gaytán, madre de Érika, quien encabezó la manifestación.

Visiblemente afligida por la pérdida de su hija, expresó su miedo de que este hombre ande por las calles y haga más daño a otras mujeres. Es un peligro ese hombre, no puede andar libre. No es justo”, dijo entre lágrimas.

Ella, al igual que el resto de asistentes, mostró su impotencia y desesperación por el actuar de las autoridades, las cuales se han mantenido pasivas ante su sufrimiento. “Es muy difícil su ausencia, es muy duro estar sin ella”.

Indicó que de acuerdo al calendario de la Corte el juicio está programado para empezar el 23 de octubre por lo que espera que Márquez permanezca en prisión y no le sea concedido el derecho de la libertad condicional bajo fianza.

Agregó que para evitar su liberación empezó una iniciativa a través de las redes sociales para que la comunidad participe con su firma y de esta manera las autoridades dictaminen la improcedencia de su salida. A la fecha suman más de mil firmas levantadas.

Al mismo tiempo hizo un llamado a las afianzadoras para que en el caso de que sean contactadas por esta persona no hagan negocio con él porque no es un hombre de fiar, lo que quiere es ‘largarse’ de la ciudad. “No prestes dinero a quien no le importa matar, menos le va a importar pagarte. No arriesgues tu dinero porque nunca te lo van a regresar”, rezaba una pancarta colgada en su espalda.

Durante poco más de una hora los cerca de 20 manifestantes alzaron su voz y lanzaron consignas como: ‘Justicia para Érika’, ‘No tienes vergüenza Márquez, ‘Necesitamos que nos escuchen, queremos encontrar su cuerpo’, y ‘Dónde está mi amiga’, entre otras. 

Érika, quien desapareció la noche del 13 de julio del año pasado, había asistido a un concierto presentado en el Coliseo de El Paso con Ricardo Márquez, presunto asesino, y desde ese día ya no se supo nada de ella… ya no regresó a casa. 

Desde entonces la familia Gaytán así como sus amigos sufren su ausencia y piden con desesperación saber el paradero de su cuerpo para darle cristiana sepultura, sin embargo las autoridades no han logrado ir más allá de las investigaciones ni que Márquez confiese dónde lo enterró.

“Mucho coraje, mucho resentimiento que tenemos hacia esta persona. Es mucho ya el tiempo que ha pasado y las autoridades nos tienen en el olvido y él sigue callado, sin querer decir dónde la enterró y ahora con esto que le bajaron la fianza es mucho más el coraje y la impotencia”, dijo Karla Acosta, amiga de la fallecida desde los últimos 10 años.  

Para Acosta, no es justo lo que se está haciendo, la injusticia que se está cometiendo en contra de su amiga, ya que “es un ser humano y necesita que se le rinda su homenaje, y se le dé cristiana sepultura”, indicó tras exigir el respeto a sus derechos tal y como lo está pidiendo el presunto responsable desde prisión para salir bajo fianza.

 “Aquí somos la voz de Érika”, sentenció.

Desde el 14 de julio de 2019, su madre Guadalupe vive en la angustia y zozobra de no saber realmente lo que le sucedió a su hija. Por su pensamiento pasan infinidad de hipótesis al pensar realmente cuál fue la causa de su muerte, “no sé si la abusó sexualmente, si la quemó o la enterró viva pero lo único que quiero ahora es saber dónde está su cuerpo”, clamó.

Al mismo tiempo la recuerda como una mujer joven, alegre, trabajadora, buena madre y buena hija así como el resto de sus tres hijos. “Ella era una mujer llena de planes e ilusiones, ese mes iba a cambiar de trabajo como mesera en otro restaurante y estaba feliz porque iba a ganar un poco más de dinero para darle a su hijo lo más que pudiera, pero ese hombre le arrebató esos planes, se los quitó”, dijo entre sollozos.

“Si lo tuviera enfrente le exigiría que me dijera dónde está mi hija, que me entregue su cuerpo para darle cristiana sepultura, que se arrepienta y diga la verdad de dónde la dejó”.

Rodeada de sus tres hijos, una mujer y dos varones, recordó que fue el mes de febrero cuando suspendieron la búsqueda de su hija en el desierto, a causa de la pandemia, pero espera que en breve reinicien las labores de rastreo ante su esperanza de encontrar sus restos.

“Quiero pedir encarecidamente el apoyo de la comunidad, la cual sé que es muy generosa. Mi mensaje va encaminado a que se sumen a nuestra causa y nos ayuden a buscarla, que se solidaricen con este dolor y apelo a su buen corazón”, al tiempo que pidió la ayuda a una asociación que cuente con equipo tecnológico de rastreo.

Érika Andrea Gaytán desapareció en julio de 2019 y cinco meses después Ricardo Márquez fue arrestado bajo sospecha de ser el presunto asesino de Gaytán. Se le fijó una fianza de un millón de dólares pero el 28 de julio le fue reducida a 250 mil dólares a petición de su defensor, sin embargo aún permanece bajo custodia en la Cárcel del Condado.

jtorres@diariousa.com