El Paso

Celebra sheriff del Condado veredicto en juicio sobre George Floyd

Derek Chauvin falló en su deber fundamental y elemental de proteger a la gente de Minneapolis, dice

Internet / Richard Wiles, sheriff del Condado de El Paso

Jaime Torres / El Diario de El Paso

sábado, 24 abril 2021 | 06:00

A cuatro días de que un jurado encontrara culpable de asesinato al ex policía Derek Chauvin perpetrado en contra del afroamericano George Floyd, el sheriff del Condado de El Paso celebró jubiloso el veredicto del juicio.

Richard Wiles, quien se ha caracterizado por defender los derechos de los ciudadanos, en especial a la comunidad migrante, condenó desde el inicio las acciones “criminales” de los cuatro agentes de policía de Minnesota que participaron en la detención del ahora occiso.

Floyd, de 46 años, perdió la vida luego de que los oficiales del Departamento de Policía de Minneapolis Derek Chauvin, J.A. Keung, Thomas Lane y Tou Thao intentaron arrestar a Floyd como parte de una investigación sobre acusaciones de dinero falso.

El video tomado por un testigo muestra a Floyd tirado en el piso con la rodilla de Chauvin en su cuello durante 8 minutos y 46 segundos y en donde se le escucha suplicar a los oficiales diciéndoles que no podía respirar y que estaba a punto de morir.

“Como mencioné anteriormente, ver el horrible video del Sr. Floyd siendo asesinado ilegalmente por un oficial del orden público, que juró proteger y servir al público, fue más que difícil, especialmente considerando su total desprecio de las súplicas del Sr. Floyd, así como las de transeúntes que presenciaron el desarrollo del evento”, afirmó el jefe policiaco.

En su declaración mencionó que en este caso la Policía no protegió a Floyd, pero más allá de eso, falló en su deber fundamental y elemental de proteger a la gente de Minneapolis. 

Indicó que como lo demuestran otros casos similares en todo el país, la aplicación de la ley ha estado fallando en su responsabilidad más básica: la protección de las personas a las que ha jurado proteger. 

“No es de extrañar que nuestros conciudadanos estén buscando respuestas, tratando de comprender los repetidos fracasos de la aplicación de la ley para hacer cumplir la ley, en detrimento de ellos”, dijo Wiles en un comunicado difundido por la Oficina del Sheriff.

No obstante agregó que, aunque complicado, el sistema de justicia penal de Estados Unidos es uno de los mejores del mundo y funciona cuando las fuerzas del orden y los ciudadanos se unen de manera proactiva para reprimir el crimen.

En tono de preocupación dijo que hay varias cosas que pueden ser producto de la dinámica actual: hablar de desfinanciamiento de las fuerzas del orden, la eliminación de la inmunidad calificada y la reducción de los requisitos legales para acciones penales contra los agentes del orden. 

A modo de ejemplo, explicó que la “inmunidad calificada” equilibra dos intereses importantes: la necesidad de responsabilizar a los funcionarios públicos cuando ejercen el poder de manera irresponsable y la necesidad de proteger a los funcionarios del acoso, la distracción y la responsabilidad cuando desempeñan sus funciones de manera razonable pero cometen un error honesto.

Agregó que al momento no hay indicios de que la eliminación de la inmunidad calificada tenga algún impacto en ningún caso actualmente en el centro de atención nacional, incluido el asesinato de Floyd.

“Lo único que lograría es dar lugar a una gran cantidad de demandas civiles, en su mayoría menores, que dejarían a los contribuyentes desgastados por tener que defender a los empleados del Gobierno, junto con sentencias que podrían otorgarse de vez en cuando”, señaló el titular de la oficina del Sheriff  local.

Para enfrentar la problemática en la actuación policial cuestionó “si los políticos quieren hacer cambios sustanciales que potencialmente prevengan incidentes de esta naturaleza, debemos abordar cuestiones fundamentales que involucran a la aplicación de la ley como profesión”.

Y remató: “así como no permitiríamos que un maestro sin un título universitario les enseñe a nuestros hijos, no deberíamos permitir que personas de tan solo 21 años con un diploma de escuela secundaria o GED tengan la autoridad para quitarnos nuestra libertad y/o usar la fuerza contra nosotros”.

Una vez contratados provisionalmente, a la mayoría de los agentes se les envía actualmente a través de un entrenamiento estilo “Boot Camp” donde se les enseña que todos están dispuestos a lastimarlos o matarlos, dijo. 

Wiles destacó que el policía debe ser un profesional bien evaluado, educado con la capacitación adecuada, lazos con la comunidad que quieren vigilar, políticas estandarizadas, disciplina estricta y que sepa que será despedido si queda claro que no pueden o no cumplirán con las expectativas de la comunidad y la agencia. 

“Luego nos sorprende cuando los vemos desarrollar una mentalidad de ‘nosotros contra ellos’, pero esperamos que sean un ‘guardián’ para lo cual no tuvieron entrenamiento o exposición”. 

Ante ello, resaltó, no es de extrañar que algunas comunidades tengan conflictos constantes entre las fuerzas del orden y las comunidades a las que sirven. “Nuestras conversaciones no deben ser sobre ‘desfinanciamiento’, sino más bien invertir en lo que queremos ver de la aplicación de la ley en el futuro”, enfatizó. 

Sugerente dijo que es tiempo de comenzar un diálogo sobre las medidas preventivas que son alcanzables y que tendrán un efecto directo y positivo sobre cómo las fuerzas del orden pueden trabajar con la comunidad a la que sirven, concluyó quien inició su carrera policial en 1982.

Wiles, quien en 2009 tomó posesión del cargo, ha dicho en reiteradas ocasiones que los problemas raciales dentro de la aplicación de la ley deben abordarse de inmediato, incluida la forma en cómo se contratan oficiales y los hacen responsables.