El Paso

Analizarán el impacto ambiental de ampliar la I-10

Pese a oposición de comisionado y activistas, avanza proyecto de crear plaza peatonal en el Centro

El Paso Matters / La ejecución de la obra podría requerir la demolición de hasta 30 edificios comerciales, se dio a conocer

Elida S. Pérez / El Paso Matters

lunes, 21 noviembre 2022 | 06:00

Elida S. Pérez / El Paso Matters

El controvertido proyecto ­–con valor de 750 millones de dólares– para ampliar la Interestatal 10 (I-10) en el Centro de El Paso va a someterse a un estudio riguroso que revisará de qué manera el proyecto podría afectar todo, desde el medio ambiente, negocios y residentes de esa área.

El estudio, conocido como declaración de impacto ambiental, requiere históricamente que arquitectos, científicos, ambientalistas e ingenieros estudien el impacto que tendrá el proyecto en sus alrededores. El trabajo sobre el impacto empezará en este mes y podría tomar años concluirlo.

“Estoy contento de escuchar que van a hacer ese estudio más integral, pero ya veremos qué sucede. No soy muy optimista”, comentó David Stout, comisionado del Condado de El Paso, quien ha sido muy directo en su oposición al proyecto de expansión.

La primera reunión para el proyecto de la I-10 en el Centro de la ciudad, que permitirá a los residentes revisar y comentar sobre los planes, su propósito y alternativas y cualquier impacto ambiental anticipado, se va a realizar el 30 de noviembre de las 4 a las 7 pm en el Salón Juárez del Centro de Convenciones Judson F. Williams. La reunión estará abierta al público.

En su notificación de la reunión emitida el 8 de noviembre, el Departamento de Transporte de Texas hizo notar que la agencia está reclasificando el proyecto –el cual podría agregar carriles a la carretera debajo de la parte hundida de la autopista–, requiriendo una declaración más completa del impacto ambiental, contrario a una evaluación ambiental mucho más limitada.

Cambios a mejor

“Hay muchas cosas que hay que cambiar para bien, como las rampas, disminuir el tráfico, banquetas y senderos”, comentó Ted Houghton, ex presidente de la Comisión de Transporte del Estado de Texas.

“Creo que es un buen proceso y dará como resultado buenas cosas”.

El proyecto del Centro de la ciudad, que ha estado en desarrollo desde el 2019 a través de un estudio de re-imagen de la I-10, abarca un tramo de 5.6 millas de la autopista, desde el Boulevard del Centro Ejecutivo hasta la calle Copia, que podría requerir que sean demolidos hasta 30 edificios comerciales y residenciales.

“El Departamento de Transporte de Texas está poniendo los puntos sobre las íes porque cualquier proyecto en donde se utilice la expropiación siempre será algo sensitivo, pero eso no detendrá el proyecto”, comentó el ex representante estatal Joe Pickett.

Picket fue presidente del Comité de Regulación Ambiental del estado, así como también estuvo en el Comité de Transporte durante la Legislatura de 1995 al 2018.

“De acuerdo con el Decreto Nacional de Política Ambiental, una evaluación ambiental es una revisión concisa que toma en cuenta el propósito y necesidad de la propuesta, cualquier alternativa y una revisión del impacto ambiental”, comentó Tomás Treviño, ingeniero de distrito del Departamento de Transporte de El Paso, a través de un correo electrónico que envió a El Paso Matters.

Alternativas

Una de las alternativas, llamadas alternativas de no construcción, podría considerar el impacto de no construir nada –en este caso dejando el tramo de la I-10 como está–.

Treviño dijo que era necesario exigir una declaración de impacto ambiental debido a que el proyecto está siendo desarrollado sobre una “arteria nacional crucial” y asegura que habrá mejores oportunidades para la retroalimentación del público.

Una declaración es un documento mucho más completo que la evaluación y también podría requerir una “discusión mucho más completa de alternativas razonables y una revisión de impactos acumulados del proyecto propuesta para el área”, agregó Treviño.

Cuando le preguntaron cuánto duraría el proceso, Treviño dijo que “la fecha límite varía, dependiendo de la complejidad del proyecto”.

Por ejemplo, la declaración de impacto ambiental para el proyecto de la Extensión Oeste de la Carretera Fronteriza Loop 375 tomó aproximadamente cinco años. El trabajo sobre el impacto empezó en el 2007 y terminó en el 2012. La construcción de la extensión del Loop empezó hasta el 2015.

Una vez que concluyeron los requisitos del Decreto Nacional de Políticas Ambientales, la declaración es revisada y aprobada internamente por el Departamento de Asuntos Ambientales del Departamento de Transporte de Texas, dijo Houghton.

Las licitaciones de construcción para el proyecto de la I-10 en el Centro de la ciudad están programadas preliminarmente para iniciar a finales del 2025, de acuerdo con una ficha técnica del Departamento de Transporte de Texas.

Houghton dijo que espera que la evaluación pueda frenar el proyecto.

Antecedentes

Sin embargo, el proyecto ya enfrentó la oposición, incluyendo la resistencia del Ayuntamiento y gobiernos del condado y algunos miembros de la comunidad que no creen que eso ayude para descongestionar el tráfico.

En el mes de marzo, el Consejo de la Ciudad aprobó una resolución para pedirle al Departamento de Transporte de Texas que eliminara los caminos frontales planeados en el proyecto y los reemplazara con calles amigables para los peatones, estacionamiento, luces y árboles en las calles.

Oficiales del Departamento de Transporte dijeron en ese momento que ya habían incorporado esos elementos al proyecto y que los caminos frontales en un lugar urbano no serían similares a los que hay en otras partes de El Paso, como en Sunland Park.

La Corte de Comisionados del Condado de El Paso contrató el otoño pasado a una empresa de consultoría independiente de transporte para estudiar el proyecto de expansión. El estudio determinó, en parte, que los modelos del Departamento de Transporte exageran los beneficios de ampliar la autopista.

El impacto a la futura plaza peatonal

Al mismo tiempo que el Departamento de Transporte desarrolla el proyecto del 1-10 en el Centro de la ciudad, la Fundación de la Comunidad Paso del Norte está defendiendo una zona peatonal sobre la I-10 en la misma área.

El consejo de la Fundación estableció la Fundación de la Plaza Peatonal del Centro de la Ciudad para apoyar y ayudar a recaudar fondos para el proyecto.

Treviño comentó que el concepto de plaza peatonal no será parte de la declaración de impacto ambiental del Departamento de Transporte.

El proyecto de esa plaza está ganando tracción con un reciente subsidio de 900 mil dólares que le otorgó el Departamento de Transporte al Ayuntamiento para llevar a cabo un estudio de diseño. El concepto inicial para la plaza peatonal la visualiza como un espacio verde y recreativo.

Oficiales del Departamento de Transporte han dicho que una plaza peatonal podría ser un proyecto separado que no sería financiado por el estado, sin embargo, la expansión de la I-10 en el Centro de la ciudad puede ser construido de una manera que pueda soportar su futura construcción.

El Departamento de Transporte colaborará con el Ayuntamiento para solicitar subsidios federales a través del Departamento de Transporte de Estados Unidos en el mes de mayo para financiar el proyecto.

Tommy González, administrador de la Ciudad, durante una presentación en el mes de octubre para el Consejo de la Ciudad sobre las oportunidades de los subsidios, dijo que el objetivo es que el proyecto sea financiado completamente por el Gobierno federal.

Houghton, quien también preside la Coalición de Movilidad de El Paso y que defiende las iniciativas de transporte y financiamiento para la región, dijo que en cierto momento los dos proyectos tendrán que fusionarse y ser construidos juntos.

Mejor entendimiento

Tracy Yellen, director ejecutivo de la Fundación de la Comunidad Paso del Norte, está de acuerdo.

“El estudio de factibilidad de la Plaza Peatonal nos ayudará a entender mejor la manera en que una parte verde sobre el corredor de la I-10 en el centro de la ciudad puede mejorar e interconectarse con el trabajo del Departamento de Transporte en la I-10 y satisfacer las necesidades e inquietudes de la comunidad y encajarlo en el tejido urbano, mientras seguimos trabajando para tener mejores conexiones para nuestra comunidad”, dijo Yellen.

Pickett comentó que una vez que el proyecto obtenga el financiamiento para el estudio, es probable que se lleve a cabo.

“La gente está en un error al pensar que un estudio es algo sencillo, de hecho se necesita recolectar información y tomar una decisión sobre si se debe seguir adelante”, dijo.

“Si uno obtiene el dinero para el estudio, eso básicamente significa que vamos a hacerlo, y el estudio nos va a decir todos los obstáculos que tenemos que sortear para llevarlo a cabo”.

Stout comentó que considera que una plaza peatonal será un agradable espacio verde, pero está siendo encabezada por los desarrolladores no por la comunidad. También señaló que se opone a depender de la expansión de la I-10 en el centro de la ciudad.

“El parque peatonal es un gran objeto brillante que ellos están colocando frente a nuestro rostro y detrás de nosotros realmente están empujando algo, como el proyecto de expansión, que va ir en detrimento de nosotros”, dijo. “No creo que deberíamos permitirlo”.