Deportes

Uriel Antuna encontró en Ciudad Juárez su amor por el futbol

De niño vivió 10 años en la frontera y jugó en el 'Deportivo Villaseñor', un equipo formado por su padre

Tomada de Internet

Félix Zapata / Agencia Reforma

jueves, 24 noviembre 2022 | 07:15

Doha— Carlos Alberto Antuna aún se pellizca el brazo para comprobar que está en Doha con su hijo, el seleccionado mexicano Uriel Antuna, en la Copa del Mundo Qatar 2022.

El padre del volante de la Selección Mexicana está en tierras qataríes apoyando a su hijo en el Mundial, un objetivo que parecía lejano tras la difícil travesía que vivió la familia para subsistir en México, al mudarse de su natal Lerdo, Durango, a Ciudad Juárez, Chihuahua.

"Es muy emocionante, a veces uno no se la cree que está aquí, a veces no se la cree que tu hijo es el que está ahí, una emoción que, no sé, es algo que no se puede explicar, no hallo cómo explicarlo", cuenta a Reforma el papá del mediocampista, con los ojos llorosos.

"Es bien complicado porque uno viene desde abajo, no tiene en un principio recursos, mi esposa y yo batallamos mucho porque empezamos de cero, nos fuimos de Torreón a la aventura para sacarlo adelante a él, vivimos solos un tiempo por allá lejos y a él siempre le gustó el futbol".

Uriel, de apenas 6 meses, migró con sus padres a Ciudad Juárez y ahí vivió durante 10 años, tiempo en el que le nació el amor por el balompié.

"Allá hay una familia que nos apoyó mucho porque hice un equipito de la misma colonia donde vivíamos y había muchos niños, les gustó, se llamaba Deportivo Villaseñor", apuntó.

"Esa familia nos apoyó mucho y ahí empezó, ya nos regresamos a Lerdo con la familia, ya teníamos a los 3 niños, en Lerdo empezó a jugar y él ya venía con hambre de jugar, encontramos la escuelita con Charly (Soccer) que en ese tiempo fue cuando inició, ahí llegó y de ahí para acá todo mundo lo sabe".

En ese camino hacia el debut con Santos para luego alcanzar la Selección Mexicana, también su madre y su abuelo, Carlos Uriel Antuna, fueron parte importante.

"Ya cuando se fue a Torreón, también mi esposa porque yo tenía que trabajar, mi esposa es la que batalló mucho, mi papá, el abuelo de él, se rolaban de llévalo tú, ahora tú y así, se turnaban para llevarlo, a veces yo cuando no trabajaba o vacaciones, lo llevaba", recordó.

"A veces hasta 7-6 horas duraban ahí en el TSM pero como dicen, todo sacrificio tiene su recompensa y ahorita pues estamos disfrutando de todo esto que cosechamos porque pues gracias a Dios se logró el objetivo, no sé si final, pero ya fue un gran paso".

Así arrancó la carrera de Uriel Antuna, recorriendo 50 minutos desde Lerdo, Durango, hasta el TSM en donde entrenaba con las categorías inferiores de Santos.

Fascina a papá de Uriel Antuna el ambiente mundialista

Carlos Alberto Antuna quedó sorprendido con lo que genera la Selección Mexicana en un Mundial.

El papá de Uriel Antuna, seleccionado mexicano, se sorprendió con lo que vio en el primer compromiso que el Tri encaró en Qatar 2022, ante Polonia.

"Disfrutar este momento que es inexplicable, con tanta gente, con tantos mexicanos, en el partido era impresionante la cantidad de mexicanos y ahí sabemos hasta dónde nos llena de orgullo estar con la Selección", comentó a CANCHA el padre del futbolista de Cruz Azul.

"Sabemos que millones de mexicanos los representan, ellos como jugadores y pues aquí estamos, atrás de él apoyando en este sueño".

El padre de Uriel consideró que ha sido importante que su hijo sigue adelante pese a los obstáculos.

"Gracias a Dios se ha mantenido ahí y de ahí pues otros sueños, te vas poniendo otros escalafones y el siguiente pues era estar en un Mundial y pues los estamos disfrutando", agregó.

"Los sueños se dan poco a poco, cuando empieza a jugar futbol, el primer objetivo era ser profesional y estando profesional, como dicen, no es difícil llegar sino mantenerse".

Antuna encontró también en Lerdo, Durango, el apoyo de Carlos Escandón, quien en su escuelita lo apoyó para que comenzara a entrenar futbol antes de buscarle la oportunidad de visoría en Santos Laguna.