Deportes
Faraones de la Quinta Jurisdicción

Terminó en el último lugar del torneo 'Champion'

Los toleteros Germán Cuevas y Víctor Mazón concluyeron la temporada regular entre los mejores jonroneros del torneo estatal con un total de 5 y 4 vuelacercas respectivamente

José Miranda Madrid/El Diario

domingo, 02 enero 2022 | 09:11

José Miranda Madrid/El Diario

Nuevo Casas Grandes.- Luego de un año de suspensión del Campeonato Estatal de Beisbol de Primera Fuerza, el 2021, a final de cuentas resultó en un total fracaso para el selectivo Faraones de la Quinta Jurisdicción (Zona), al terminar en el último lugar del torneo denominado Federico “Champion” Flores.

Las expectativas que se generaron con el nombramiento de un nuevo jurisdiccional en la persona de Armando Cázares García, terminaron por diluirse después de que a días de comenzar la justa estatal dejó el puesto y fue el gobierno municipal encabezado en su momento por el alcalde Héctor Mario Galaz Griego quien se hizo cargo de la dirección administrativa de la Quinta Jurisdicción.

Lo mismo se podría mencionar de las anunciadas rimbombantes contrataciones de peloteros que se integrarían al plantel de jugadores y que a la postre, salvo contadas excepciones, terminaron por no cuajar, y dejaron un mal sabor de boca en cuanto a su desempeño dentro del terreno de juego se refiere.

Desde la perspectiva de los conocedores de este deporte, tanto a nivel local como regional, e inclusive estatal, el selectivo Faraones, a partir también de las bondades que se le otorgaron por parte de la Liga Estatal de Beisbol (LEB), se pronosticaba como un equipo fuerte, competitivo, que daría la pelea durante la competencia, sin embargo, en la realidad, esto no sucedió.

Los motivos para ello, por si mismos fueron varios, pero en términos generales, destacó la situación de carácter administrativo (pantalones largos) y que a la postre, se quisiera o no, impactaron de forma negativa en el desempeño de los jugadores dentro del terreno de juego.

A mitad de temporada, el manejador César Domínguez Hernández y parte de su cuerpo de auxiliares renunciaron, por lo que fue necesario designar a un nuevo conductor de los destinos del selectivo en el terreno de juego en la persona de Edgar Cázares, que a la postre no dio el resultado que se esperaba.

El seleccionado faraón arrancó la competencia estatal, integrado por por 14 jugadores locales, cinco menores, cuatro clasificados, tres del estado y cuatro que se calificados como no nativos, es decir, que no oriundos de la entidad bajo la dirección de César Domínguez Hernández como manejador, quien tendrá el auxilio de Uriel López, Raúl Mena y Héctor de la O, además como coach de picheo Carlos Chávez y como preparador físico René Domínguez Hernández.

La lista de jugadores la integraron Carlos Mario “La Pantera” Ruiz, Alejandro Amaro y Bernardo Álvarez, como receptores, en tanto que como jugadores de cuadro, Cuauhtémoc Morales Quintana, Leonel “Chinito” Corona Cota, Luis Javier Guerrero, Nomar Gerardo Reyes, José Luis Quiñones, Ronaldo Zúñiga, Pedro Castillo, José Luis Félix y Heriberto Polanco y como jardineros, Víctor Adrián Mazón, Erick Chávez, Ernesto Lucero, Aarón Gallegos, Hugo Caro, Paul Nomar Ruiz, Irving Axel Ruiz y Ever Tadeo Rincón.

El cuerpo de lanzadores lo integraron, Pascual Campos, Heber García, Carlos Zúñiga, Joseph Camacho, Luis Donaldo Aguilar, Michael Ángelo Guzmán, Andrés García, Andrés Ledezma, Pablo Cortés, Gerardo Álvarez y Jesús Javier Mendoza.

Al terminar la primera mitad del Campeonato Estatal de Beisbol, Federico “Champion” Flores, los Faraones se ubicaron en la novena posición del grupo de 10 equipos que competían en el torneo, tras jugarse cinco jornadas y un total de 15 juegos, con la suma de cuatro series perdidas, dos de ellas por barrida y solamente una ganada, para una marca de 4 victorias por 11 derrotas.

Ahí, fue la salida del timonel César Domínguez Hernández.

Su porcentaje de ganados y perdidos fue de 0.267, con 52 carreras anotadas para ser la ofensiva menos productiva del torneo, y con 128 carreras permitidas para ubicarse como la defensiva más vapuleada de la campaña, además de cometer 36 errores.

La primera serie como locales frente a los Dorados de Chihuahua la perdieron por barrida con pizarras de 11-5, 12-0 y 4-1, en tanto que en la segunda jornada, frente a los Manzaneros de Cuauhtémoc ganaron el primero 5-4 y perdieron los dos siguientes 12-1 y 3-1.

Después, enfrentaron a los Mazorqueros de Camargo y consiguieron su primera serie en el Luis Cobos Huerta, al ganar el primero 6-5, perder el segundo 11-7 y sacar el triunfo en el tercero 5-0.

De visita en el Alonso Ronquillo de Camargo, en la cuarta serie, perdieron el primero 8-1, ganaron el segundo 5-1 y fueron derrotados en el tercer juego 13-5, para sumar su tercera serie perdida.

Frente a los Mineros de Parral, en lo que fue la fecha 5 del torneo, sufrieron su segunda limpia en casa al perder 12-2, 15-6 y 17-2.

Para la octava serie, estaban en el fondo de la tabla con solamente 5 juegos ganados y 19 derrotas, y ya eliminados para acceder a la siguiente fase del torneo.

Para ese entonces, ya bajo la dirección de Edgar Cázares, perdieron por barrida (los tres juegos) con los Rojos de Jiménez, luego perdieron por la misma vía con los Algodoneros de Delicias y consiguieron sacarle una victoria a los Indios de Juárez.

En la novena jornada fueron nuevamente barridos por los Venados de Madera y terminaron ganándole dos juegos a los Soles de Ojinaga para dejar sus números finales en 7 partidos ganados y 23 reveses en el último lugar de la tabla de posiciones.

Con todo y el rotundo fracaso que significó como un colectivo, en el picheo se destacaron los lanzadores Andrés García y su tocayo Andrés Ledezma quienes terminaron la temporada entre los primeros 11 serpentineros de la justa estatal con el mayor número de ponches recetados.

Los dos serpentineros faraones, durante el trabajo monticular desempeñado, lograron que 45 bateadores rivales abanicaran sus ofertas o se quedaran con la carabina al hombro al enfrentarlos en los episodios que lanzaron durante la temporada regular.

Asimismo, en cuanto a más entradas lanzadas, el faraón, Andrés García, finalizó en octavo lugar con 48.9 episodios mientras que en el rubro de carreras admitidas, Andrés Ledezma en un mínimo de 30 entradas lanzadas, terminó en el noveno puesto con 17 carreras en 13 juegos lanzados.

A su vez, los toleteros Germán Cuevas y Víctor Mazón, concluyeron la temporada regular entre los mejores jonroneros del torneo estatal con un total de 5 y 4 vuelacercas, respectivamente.

Además, en el renglón de más imparables conectados, destacó Víctor Mazón, al terminar en el octavo lugar con un total de 37 inatrapables, empatado con Alejandro Pineda de Chihuahua y Alexis Alanís de Madera.

De igual forma Víctor Mazón finalizó la fase regular en el octavo puesto con más apariciones a la ofensiva con 132 veces al bat y como el mejor estafador de colchonetas con 10 bases robadas.

Finalmente, es oportuno mencionar que hace unos días, fue nombrado José Antonio Nevárez Jiménez como el nuevo presidente jurisdiccional para la temporada 2022.

gallito@ncg.diario.com.mx