Deportes

Marcó 2 goles olímpicos en un mismo día

.

José Miranda Madrid/El Diario

martes, 04 mayo 2021 | 16:08

José Miranda Madrid/El Diario

Nuevo Casas Grandes.- Si anotar un gol es difícil, el marcar uno olímpico por si mismo ya es bastante complicado, ahora imagínese, clavar el balón dos veces desde el tiro de esquina en dos juegos el mismo día y en categorías diferentes.

Sin lugar a duda, hay que caer rendidos ante su autor, porque entraña un alto grado de dificultad conseguir un gol olímpico y no son cosa de todos los días ni de cada partido, sino que se registran esporádicamente… muy ocasionalmente.

Los aficionados que acudieron la tarde del sábado 27 de marzo de este año al estadio Revolución tuvieron la fortuna de disfrutar un par de golazos de este calibre, anotados por el jovencito Juan Carlos Castro quien milita en las filas del equipo Cefor que entrena y dirige Aldo Galaz.

El adolescente jugador ha dado claras muestras de ser dueño de una excelsa técnica de golpeo al balón, y por lo general los siete goles que lleva anotados en la categoría 2008-2009 de la Liga Paquimé Futbol y los que ha logrado clavar en la categoría 2006-2007, son de una manufactura tal que dejan estupefacto a propios y extraños y causan la algarabía de los aficionados, al ser testigos de los espectaculares y magníficos golazos.

Aquel sábado a las cuatro de la tarde, en el segundo juego de la jornada correspondiente a la categoría 2006-2007, el equipo Cefor enfrentaba al conjunto de los Caféz de Ascensión.

El partido fue reñido y peleado entre ambas escuadras en todos los puntos del terreno de juego, y en ese ir y venir ofensivo, el equipo Cefor forzó un saque de esquina y el cobrador fue el mediocampista Juan Carlos Castro.

Acomodó el balón y con su educada pierna derecha lo puso en juego.

El esférico hizo una parábola en su trayectoria, de tal suerte que terminó en el fondo de las redes ante la inefectiva estirada del arquero en su intento infructuoso de evitar que entrara en su arco.

Los aficionados se levantaron de su asiento y festejaron la anotación.

El partido terminó con marcador de 3 goles a 2 a favor del equipo Cefor.

Al término de ese encuentro, se puso en marcha, en ese mismo escenario, el juego entre el equipo Cefor de la categoría 2008-2009 y el representativo del Club 13.

En ese partido, Juan Carlos Castro, formó parte de la oncena que disputó el juego, y fue el autor de los dos goles de su equipo en lo que a final de cuentas fue una derrota frente al Club 13 que marcó tres anotaciones para llevarse el triunfo.

La trascendencia de ese juego, se marcó en el hecho (indudablemente histórico en las categorías infantiles), de que Juan Carlos Castro, marcó su segundo gol olímpico, en una jornada que sin lugar a duda quedará marcada en su trayectoria deportiva de por vida y en los anales del balompié municipal y de la Liga Paquimé.

Los entendidos en el deporte del futbol, saben que lo que se denomina gol olímpico es una jugada en la cual el balón enviado desde un saque de esquina entra directamente en la portería rival sin que nadie lo toque en su trayecto al arco.

Es una anotación poco frecuente, y pocos son los jugadores que consiguen realizar esta acción en alguna ocasión en su carrera deportiva, dado que no son nada sencillos de marcar.

Solo los futbolistas más osados se toman ese instante para decidir dejar plantado a todo mundo en el área y buscar el arco del portero con un disparo con una parábola endemoniada del balón que lo lleva directo al fondo de las redes.

gallito@ncg.diario.com.mx