Deportes

Juegan más de 130 naturalizados en el Mundial de Qatar

Algunos futbolistas decidieron representar a un país que no es el de su nacimiento solo unos meses antes de la Copa del Mundo

The New York Times

The New York Times

jueves, 24 noviembre 2022 | 12:36

Doha.- Bryan Mbeumo no sabía con certeza por qué había recibido la invitación, pero sabía que no era de las que se rechazan. La oportunidad de conocer a Samuel Eto'o, uno de los mejores delanteros de su generación y uno de los mejores jugadores africanos de la historia del futbol, no se presenta todos los días.

Mbeumo es un delantero de 23 años que emerge como una fuerza para el Brentford, un club de peso pluma en Inglaterra que de alguna manera prospera entre los pesos pesados de la Premier League. Eto'o, por el contrario, se ubica como una "leyenda del fútbol en general", dijo Mbeumo. Cuando se reunieron para cenar en Londres este año, Mbeumo estaba nervioso.

Resultó que era Eto'o quien necesitaba causar una buena impresión. Recientemente había ganado las elecciones como presidente de la federación de fútbol de Camerún y estaba de gira por Europa para tratar de persuadir a los jugadores de ascendencia camerunesa para que cambiaran su lealtad futbolística a la selección nacional del país. Mbeumo, quien calificó a través de su padre, estaba en la parte superior de su lista.

“Cuando se acercó a mí en primer lugar, no sabía si iría o no”, dijo Mbeumo. “Pero después de hablar con él, me explicó sobre el proyecto y quedé feliz con él. Me dio un poco de tiempo para pensarlo antes de tomar mi decisión, y luego decidí jugar para ellos”.

Mbeumo, nacido en Avallon, en el corazón de Francia, no es único. Hay más de 130 jugadores en la Copa del Mundo que representan a un país que no es el de su nacimiento, una ilustración de la creciente complejidad de definir la nacionalidad y la identidad en un mundo cada vez más interconectado y trasplantado.

Hay jugadores que nacieron en un país y se mudaron a otro cuando eran niños, como Raheem Sterling, quien pasó sus primeros años en Jamaica, pero hace mucho tiempo eligió representar a Inglaterra a nivel internacional. Están aquellos, como Xherdan Shaqiri de Suiza, que fueron reubicados como refugiados y elegidos para jugar por el país donde construyeron sus vidas.

Hay algunos, como Nicola Zalewski de Polonia, que nacieron en un lugar, Italia, en su caso, de padres que se mudaron de otro lugar. Y hay muchos, como Mbeumo, que pueden rastrear sus raíces a través de un padre soltero o incluso de un abuelo, y para quienes la nacionalidad elegida funciona como una conexión con las generaciones anteriores.

Lo que hace que el caso de Mbeumo sea un poco más inusual es el momento. Hizo su debut con Camerún en septiembre. Apenas unas semanas después, Rigobert Song, el entrenador de la selección nacional del país, lo nombró en su equipo para la Copa del Mundo, uno de la media docena de binacionales recién creados cuyas carreras internacionales comenzaron solo unos meses antes del torneo.