Deportes

Brayan Au ‘rompiendo’ en Estados Unidos a nivel colegial con la mira puesta en la NBA

.

Staff
El Diario

miércoles, 29 julio 2020 | 12:14

Chihuahua cuenta con otro basquetbolista que la está ‘rompiendo’ en Estados Unidos a nivel colegial y ya tiene la mira puesta en la NBA. Su nombre: Brayan Au.

El originario de Nuevo Casas Grandes de 21 años, cuando quiere ponerse retos, lucha para conquistarlos, y recién se acaba de convertir en la cuarta incorporación como junior del equipo masculino de la Universidad de Louisiana ‘Ragin’ Cajuns’ con la firma de una carta nacional de intención para la temporada 2020-21.

Au, un guardia de 6 pies y 4 pulgadas (1.93 metros), tendrá dos años de elegibilidad.

“Estoy emocionado de ser parte de la familia de baloncesto Ragin’ Cajuns”, dijo Au. “No puedo esperar para hacer este año especial, ayudar a ganar el título de la conferencia y, finalmente, jugar en el torneo de la NCAA”, aseguró el chihuahuense.

Como estudiante de primer año en 2018-19, Au fue nombrado estudiante de primer año de la Región V del año después de promediar 12.2 puntos y disparar 42.6 por ciento desde el campo (66-por-155) para ayudar a su equipo, Ranger College a terminar segundo en los Campeonatos Nacionales de la División I de NJCAA.

Au promedió 28.7 puntos, 9.8 rebotes, 7.4 robos y 5.4 robos por juego en sus dos años jugando en Anthony (Texas) High School, llevando a su equipo a las regionales estatales dos veces.

Brayan ganó el segundo equipo NJCAA All-America y la Región V Jugador del Año en 2019-20 en Ranger College, que terminó 28-3 en general bajo el actual entrenador de Tarleton State Billy Gillispie.

Calificado como el producto número 51 de JUCO a nivel nacional por JUCORecruiting.com, Au promedió 15.8 puntos, 4.1 rebotes, 4.0 asistencias y 1.8 robos por juego como estudiante de segundo año, disparando 51.1 por ciento (180 por 352) desde el piso, 40.5 por ciento de detrás de la línea de 3 puntos (64 por 158) y 68.4 por ciento (67 por 98) de la línea de tiros libres.

Para el entrenador de baloncesto masculino de Louisiana Ragin’ Cajuns, Bob Marlin, “Brayan es un ganador. Condujo a su equipo al juego del Campeonato Nacional Junior College en su primer año, anotando 27 puntos en las semifinales. Ganó dos títulos de la conferencia de temporada regular en el Ranger. Es un competidor y un jugador mentalmente duro. Le apasiona ganar y es un gran compañero de equipo. Su conjunto de habilidades se ajusta a nuestro estilo de juego y cultura competitiva. Ha estado bien entrenado y estará preparado para el baloncesto de la División I”.

Quién iba a imaginarse que aquel chico delgado que se dedicaba a jugar futbol en la escuela primaria en su tierra natal, llegaría a convertirse en un referente del deporte ráfaga en el estado de Chihuahua durante su proceso educativo en secundaria, preparatoria y ahora en la educación superior, lejos de sus seres queridos.

Fue a la edad de 7 años cuando Brayan fue descubierto por sus habilidades para el basquetbol por el profe Tony Medina en el colegio Paquimé; de ahí fue invitado por el coach Cuauhtémoc Domínguez en la secundaria federal Las Américas, a quien reconoce como el mejor entrenador que ha tenido, siendo ahí donde recibió su primera invitación para representar a Chihuahua en un nacional donde logró agenciarse la medalla de oro, y al año siguiente volvió al nacional de su categoría alcanzando medalla de bronce. Posteriormente acudió al Instituto Blas Pascal con el entrenador Chino Vázquez.

Su talento ya era seguido por varios planteles que querían llevárselo y ese año le llamaron para integrar la selección mexicana juvenil que nos representaría en los Juegos Centroamericanos en Puerto Rico, donde brilló con luz propia al llegar a la gran final, perdiendo con los locales, pero convirtiéndose en el mejor jugador de México, el mejor anotador y seleccionado al equipo ideal, siendo invitado a un campamento denominado Futuras Estrella de la NBA.

Su llegada al basquetbol de los Estados Unidos se da por recomendación de otro gran basquetbolista chihuahuense, Brian Urrutia, quien le habló de él al coach de la Anthony High School y lo contactó para que se fuera, “pero como no tenía papeles, la ida al vecino país del norte tuvo que esperar un poco, aunque me enviaban videos sobre los ejercicios para ir mejorando el rendimiento y las habilidades”, dice Brayan.

Finalmente pudo irse y establecerse como uno de los jugadores importantes en el equipo que por primera vez llegó a la instancia de los ‘Dulces 16’ en el torneo nacional de su categoría, de ahí recibió una llamada del renombrado entrenador Billy Gillespie para que se uniera al Ranger Junior College, donde tuvo que trabajar muy duro el primer año, pero que el fruto de ese esfuerzo llegaría pronto, ya que ganaron la conferencia, fue nombrado Freshman de la Temporada, estuvo entre los mejores de su conferencia y entre los mejores de la nación en su categoría, además de llevar hasta la final del torneo nacional al equipo dejando en semifinales al mejor equipo de la nación con un triple suyo de último momento.

El dato…

Alcanzó cifras dobles en anotaciones en 25 juegos, anotando 20 o más puntos en ocho concursos. Au también fue un buen distribuidor, ya que registró cuatro juegos con 10 o más asistencias