Deportes
Merecido reconocimiento en la Liga de Futbol Paquimé

Aún y con su discapacidad... ¡nada detiene a 'Pacho'!

Ha logrado superar las barreras de su condición y tiene muchos amigos, colabora anotando goles y hasta ha sido campeón

José Miranda Madrid/El Diario

jueves, 05 mayo 2022 | 14:29

José Miranda Madrid/El Diario

Nuevo Casas Grandes.- Por su trayectoria como futbolista, disciplina, esfuerzo y valentía dentro y fuera de la cancha, al joven Axel Alexis Galaz Mattan (Pacho), la Liga Regional Paquimé de Futbol, le hizo entrega de un reconocimiento especial.

El reconocimiento especial al “Pacho”, le fue entregado por el presidente de la Liga Regional Paquimé, Mariano Galaz Ortega, en el marco de la ceremonia de premiación y clausura de la temporada Pedro Adrián “La Borre” Pérez Holguín, que se efectuó el pasado domingo en la cancha del estadio Revolución de la colonia Obrera.

“Hay hombres que luchan un día y son buenos, hay otros que luchan un año y hay quienes luchan muchos años y son muy buenos, pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles”, reza el reconocimiento signado por Mariano Galaz, presidente de la Liga, David Porras, secretario y Leobardo Garibay, tesorero.

Visiblemente emocionado y con los nervios a flor de punta, “El Pacho”, recibió la placa, ante una numerosa afición que se congregó para presenciar los tres duelos finales del torneo y que atestiguó el evento de premiación.

Axel Alexis Galaz Mattan, mejor conocido como “El Pacho”, nació el 13 de marzo del 2000 y a sus 22 años ha logrado ganarse el corazón de muchas personas, todo por su forma de querer y proteger a los demás.

El Pacho padece de una discapacidad intelectual, llamada retraso psicomotor.

Cuando tenía unos meses de vida, recibió un golpe en la cabeza, por lo que el líquido cefalorraquídeo salió de su cerebro, siendo este, ya un daño irreparable, según datos de la ciencia, Axel ya no iba a hablar y mucho menos tener coordinación motriz.

Sin embargo, gracias a sus ganas de vivir y salir adelante ha desafiado todas esas barreras, aunque hay días que tiene altibajos, pero es entendible que tenga esos comportamientos ya que no puede expresarse como él quisiera.

Durante su infancia, se trató de realizar actividades para mejorar su psicomotricidad, ya que no coordina los movimientos del lado izquierdo, así como poco pronunciamiento de palabras, pero los intentos fueron fallidos.

Actualmente, estudia en la escuela de Educación Especial, La Gaviota, donde gracias a estos espacios con el que la institución cuenta, se ha podido ver más desenvolvimiento físico y emocional, ya que es más expresivo, platicador y ya comienza a coordinar sus movimientos básicos.

En esta escuela tiene más de 10 años en los que ha pasado muchas experiencias desde ver a sus compañeros partir, enamoramientos y buenos amigos.

En el 2018, su abuela decide llevarlo a un neurólogo para ver el daño de su discapacidad, por lo que se pudo ver que había un daño en su cerebro.

El médico ordenó una receta con medicamento fuerte, mismo que iba a reflejar resultados en poco tiempo, y la sorpresa que dio, es que El Pacho comenzó a pronunciar más palabras, a andar de vago por las calles con la bicicleta, a tener novias a unas cuadras y a explorar un mundo donde él no se sentía incluido, al grado de querer enfrentarse a un perro y saliera herido, un “héroe” para ser exactos.

Son muchas las vagancias que El Pacho ha hecho en tan solo tres años, y gracias a quienes integran el equipo de la Sección 17, su familia, más que equipo de futbol, por brindarle esa oportunidad de ser incluido en estas actividades.

Donde los compañeros de equipo ven un juego de competencia, Pacho, ve una aventura, misma que no sale de su boca por días y al ver sus ojitos brillosos y su emoción al platicar de cada uno de ellos, compensa todo lo que él no ha podido vivir a causa de su discapacidad.

Cuando recibe sus uniformes, es una alegría que contagia a toda su familia, porque él ve más allá, él mira a sus héroes porque cada uno de sus compañeros de equipo, tiene un valor especial en su corazón, y quiere imitar conductas o vestimenta de cada uno de ellos porque desea parecerse a las personas que ve con admiración.

Así, el pasado domingo fue un día especial para Pacho, que no había sentido por años, aún sin saber plenamente que es un homenaje, pero al tener a todos sus seres queridos reunidos en ese momento, lo compensa todo.

Sin lugar a duda, el mejor homenaje que se le pudo brindar y a su familia, es que lo sigan queriendo tal cual y que siga permaneciendo en sus vidas por mucho más tiempo.

A la vez, la familia de Pacho, expresó su reconocimiento con aplausos, todos los jugadores por permitir que en cada juego, se lleve nuevos aprendizajes y amigos que valen en realidad.

gallito@ncg.diario.com.mx